Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XVII - NUMERO 6


AÑO XVII - NUMERO 6

(19.02.17)


Hola mis queridos Wine Lovers:



 

 Para ellas:

Christian Bale

 

 

 

 

 

 

Christian Charles Philip Bale (Gales, 30.01.74), conocido como Christian Bale, es un actor británico, ganador de un Globo de Oro, un premio SAG y un Óscar, por su papel en The Figther
Entre sus películas más destacadas se encuentran: El Imperio del Sol (1987), Mujercitas (1994), Psicópata Americano (2000); The Machinist (2004); Batman Begins (2005), The Dark Knight (2008), The Dark Knight Rises (2012); Terminator 4 (2009), The Fighter (2010); American Hustle (2013), y Exodo (2014), entre otras.

 

 

VINOS



Don Nicola Catena llegó de Italia en 1898 y plantó su primera viña de malbec, en Mendoza, en 1902. Hasta entonces el Malbec sólo se utilizaba en vinos de corte de Burdeos. Sin embargo él confiaba que podría alcanzar su esplendor en los Andes. Domingo Vicente Catena, su hijo mayor, heredó este sueño y condujo con éxito la bodega junto con su esposa Angelica Zapata.


Nicolás Catena (en la imagen superior con su hija), graduado en economía, ingresó a la compañía a finales de 1960 cuando los vinos argentinos seguían el viejo estilo italiano tradicional de elaboración con cierta oxidación. En 1982 fue a California, para entender lo que allí llamaban “revolución”. A su regreso vendió su bodega elaboradora de vinos de mesa, quedándose solo con Bodegas Esmeralda, la bodega de vinos finos de la familia. En ese entonces la Argentina era vista como productora de vinos a granel por lo que muchos de los colegas argentinos pensaron que Nicolás estaba equivocado.
En 1989 falleció Domingo y Nicolás, siguiendo la idea de su padre y lo aprendido en California, comenzó a elaborar los mejores vinos argentinos. Con su esposa Elena, tuvieron a Adriana su hija mayor (por la que le dio el nombre a un viñedo que produce excelentes uvas), a Ernesto que produce varias líneas de vinos, ciertamente innovadores y Laura, médica, que es Directora de la Bodega Catena Zapata y además desarrolla su propio emprendimiento, cuya enología está a cargo de Luis Reginato y cuyo productos los distribuye Ernesto Catena Wines.
El sábado pasado, en una cena con amigos celebrada en casa, uno de ellos trajo como regalo del reciente aniversario de casados, el Luca Malbec, Cosecha 2014, que es un vino espléndido de Luca Winery, emprendimiento de Laura Catena.
El vino, que se elabora partir de uvas cultivadas en viñedos de 50 años, tiene una sobria y elegante presentación en un botella relativamente pesada, y se muestra en la copa con un rojo púrpura muy oscuro (casi negro), y algo opaco. Exhibe buenas piernas, suavemente coloreadas. En nariz despliega aromas a frutas rojas maduras, como en mermelada, con notas de cerezas, moras y frambuesas, además de ciertos toques de vainilla, café y chocolate, con un ligero dejo ahumado, producto de su paso durante catorce meses en barricas de roble francés (35 % nuevas y 65 % de segundo uso). En boca tiene un ataque dulzón y luego corre con buen cuerpo (14°), elegante, con taninos aterciopelados, muy agradable (pH 3.7), dejando una sensación envolvente y seductora, para ir hacia un final largo y complaciente, de esos que invitan a tomar otra copa. Un vino soberbio (Aprox. $ 500/600), que merece probarse.
Laura produce también los conocidos Beso de Dante (un Blend, más que excelente), Nico (Malbec), Luca Chardonnay (esplendido, que comenté el año pasado), y los Luca Pinot Noir y Syrah.

Esa noche, dos DiamAndina Chardonay, Cosecha 2015, acompañaron la picada, el Luca “regó” los amuse bouché y la entrada, y luego pasamos a un La Celia Pioneer, Malbec, Cosecha 2014 que acompañó muy bien a unos turnedos de lomo, con cebollas caramelizadas y una emulsión de mostaza de Dijón y mayonesa
Este vino ha nacido con el resurgir de la bodega, que desde hace poco se ha lanzado nuevamente el mercado local, con varias líneas. Como lo comenté el año pasado, todo ello desde la conducción de Sebastián Ríos Dempster (Gte. General), y de la mano de la enóloga Andrea Ferreyra.
El vino, que posee una elegante presentación, que tiene 100 % de fermentación maloláctica y 80 % del vino es criado aproximadamente diez meses en contacto con roble francés y americano. Tiene un color rojo oscuro con tintes púrpura, aromas a frutas rojas maduras, como la cereza, la ciruela y la guinda, además de notas de vainilla y café. En boca tiene mucha personalidad, es intenso y corpulento (14,5°), con taninos densos y suavemente pulidos, por lo que es muy agradable (pH 3.5), para llegar a un final largo y robusto. Un vino muy bueno pero, además, con una excelente relación precio calidad (Aprox. $ 160/180).



En estos días, he probado el Cónclave CCLXVI (261), Cabernet – Cabernet, Reserva, Cosecha 2015, de la Bodega Píccolo Banfi (de Diego Banfi), que resultó sorpresivamente mejor que todos los productos de esta firma que he probado. La bodega se asienta en Agrelo, en la famosa calle Cobos al 8574, con 25 hectáreas ubicadas entre los 950 y 1030 metros sobre el nivel del mar, en donde hay plantadas cepas de Malbec, Merlot, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Sauvignon Blanc y Semillón; y sus vinos los elabora la Directora de EnoRolland, Gabriela Celeste con la supervisión de Michel Rolland.
En el caso se trata de un corte de 50% Cabernet Sauvignon y 50% Cabernet Franc, procedentes de la Finca Pompei que se elabora pasando por fermentación maloláctica natural y con crianza en piletas y en barricas, parte en roble francés de primer uso y parte en roble americano. Tiene una presentación elegante y en la copa se muestra con un color rubí oscuro e intenso, con buenas piernas. En nariz propone aromas a frutos rojos maduros, dejos de especias, pimientos, frutos secos y toques de vainilla, chocolate y tabaco. En boca tiene un ataque dulzón, muy agradable y entrador y luego corre con buena estructura (13.9°), taninos presentes pero redondos y amables, y genera una sensación envolvente y seductora, para llegar a un recuerdo largo y sabroso. En definitiva un vino excelente (Aprox. $ 240/260).


Merced a un amigo probé el Los Médanos, Malbec, Cosecha Tardía, Licoroso. Algo así como en conocido Malamado (de la firma Zuccardi), y debo reconocer que aunque no me gustan los dulces, este me causó una muy buena impresión, incluso considerando que tiene 117 grs. de azúcar por litro.
No es un vino fortificado o encabezado, que son aquellos a los se le añade alcohol al mosto (muchas veces brandy), para interrumpir la fermentación e incrementar el contenido de alcohol y la concentración. Sus mejores exponentes son los vivos de Oporto, en Portugal, de allí que el Malamado se llamó así por ser un MALbec A la MAnera De Oporto (MAL  A  MA  D  O)
Este vino está elaborado con uvas del Valle Central de Mendoza, es orgánico certificado, tiene una simpática presentación en una botella de 500 cc y se elabora con fermentación maloláctica natural y sin paso por madera. Es de color rojo oscuro, un poco amarronado y casi negro. Tras la cosecha sobremadurada se obtiene este producto con mucha azúcar y 16° de graduación alcohólica que le brinda una dulzura natural. En nariz ofrece aromas a frutas rojas maduras y en boca tiene un ataque suavemente dulzón y sigue con una dulzura que no empalaga, bien denso, dejando una sensación de ser muy espeso y grueso, para llegar a su final largo y -ahora si- bien dulzón. En definitiva: Muy bueno (Aprox. $ 110/130).
Dicen que puede maridar muy bien con postres, quesos de pasta dura y frutos secos. A mi me suena como para la sobremesa.


GIN TONIC



Se dice que el Gin Tonic fue creado en la India, en el Siglo XIX, cuando los colonos británicos tomaban quinina, que mezclaban con agua, para evitar contagiarse la malaria. Luego cambiaron el agua por la soda y así nació el Indian Water Tonic que derivó en el conocido término Indian Tonic, que luego se castellanizó como "agua tónica".
Parece ser que un alemán llamado Jacob Scheweppes inventó la tónica, mezclando aquella quinina con soda y agregándole cáscaras de naranja y otros ingredientes. Pero al poco tiempo, para mejorar su gusto y sabor, le pusieron un destilado de su tie-rra: el gin (ginebra para los españoles), originario de los países bajos.
En nuestro país, el Gin Tonic solemos beberlo como aperitivo, aunque en otros lugares, como por ejemplo en España y sobre todo en el País Vasco, se toma al final de la comida cuando se lo degusta de manera tranquila y pausada.
En la elaboración del Gin Tonic, hay detalles que hacen la diferencia. En primer lugar, el vaso tiene que ser de boca ancha y altura media, de manera que el gin pueda oxigenarse y desprender todos sus aromas. En segundo lugar, el hielo es un tema clave, porque hay que llenar el vaso por completo. Tercero, el limón verde sutil, o el que se consiga, tiene cierta gravitación (hay quienes no desean que se le agregue limón). Cuarto, el gin se sirve a cierta distancia de la boca del recipiente, durante alrededor de tres o cuatro segundos. Y luego se llena hasta el borde con agua tónica. Con el mango de una cuchara, se revuelve para que las burbujas precipiten.

Las marcas de Gin más destacadas son el Bombay, el Hendrick's (muy aromático), el Tanqueray, el Bombardier Military Gin, Burnett’s, Gilbey’s Dry Gin, Ginebra Llave (de Argentina), Ginebra San Miguel (Filipinas), Gordon’s; Seagram’s Gin, entre otros.

Por mi parte, no menoscabo un buen Gin Tonic, pero mi preferencia está en el GIN COLA, fundamentalmente en esos días de mucho calor, ya que resulta mucho más refrescante que el anterior.


Temperatura de servicio


En estos días de calor hay que recordar que resulta fundamental respetar las temperaturas de servicio de los distintos tipos de vinos:

Los tintos de crianza deben tomarse a 16º / 18°;
Los tintos jóvenes a 14° / 15°;
Los vinos rosados a 11° / 13°;
Los blancos con cuerpo (o roble) 10° / 12°;
Los blancos ligeros 8° / 10°;
Los blancos dulces 6º / 8º
Los espumantes 6° / 10°.  
Las aguardientes 4º / 10°
Amontillados, jerez, etc. 10° / 12°
Oportos 12° / 16°
Brandies 16° / 18°
Whiskies 14° / 16° 

Seguramente habrá quienes critiquen éste listado, pero lo esencial es que no se pasen de temperatura, más allá de los gustos personales.
Michel Rolland -según me han contado- suele pedir los tintos un poco más fríos que como se cita en el primer renglón porque en unos pocos minutos gana temperatura y se acomoda a la ideal. De lo contrario se pasará. He comprobado personalmente que si uno trae a la mesa un vino a -digamos 15°- en un ambiente normal de 23° o 24°, gana un grado cada dos minutos hasta llegar a unos 24°.


CORREO DE LECTORES



Un habitual visitante de esta sección me copió una carta que mandó:
“Querida Petra: Si aún tenés secuelas, me ofrezco como tu acompañante terapéutico ...”

Un amigo restaurateur, apuntó:
“Impresionante Petra … lo mejor de La Columna lejos … lo central tuyo son las escorts y el vino como complemento.”

Otro viejo amigo, señaló:
“Chapaleo, tirá algún ‘homo sapiens’ para las féminas, pero seguí desbalanceando, siempre 3x1, con locomotoras como Petra & asociadas. Al fin y al cabo, sonará asquerosamente machista, pero La Columna, apunta mayoritariamente a nosotros, los feos ...”
Y … Petra es Petra

Una destacada alumna opinó:
“Hola Teacher! Que decir: Pobre Petra...”
Siiiii … pobrecita …

Otro lector, que siempre comenta los vinos que prueba, me contó:
“Probé estos dos vinos Reto Pinot Noir 2013. Es un vino chileno bastante rico; y otro que me gustó más fue un Bistolfi Rossi Malbec Roble 2013 Cosecha Especia. Este último acompaño unos matambritos de pollo a las brasas … Respecto al reclamo de una lectora. No me molesta que hagas el 4 x 1. Sobre todo con damas como Petra. Por otra parte ¿ Si yo fuera una causa benéfica. Aceptaría ?”
Al Reto lo conozco, me gustó. Al otro no. Va a aparecer uno que me pida 5 x 1 y las mujeres se van a enojar.

Un frecuente visitante de esta sección me contó:
“Hola Alejo, hace tiempo que no te escribo … te cuento que en las semanas que pasaron tomé varios vinos que me gustaron mucho: Por un lado, con respecto a los blancos, probé el Cafayate, Torrontés, bueno y no muy caro. Algo más caro el José Mounier, Torrontés, que me gustó más y el La Flor Sauvignon Blanc, razonablemente bueno en relación con su precio. En tintos probé los Novecento que tantas veces comentaste, tanto malbec como cabernet y me parecieron muy  buenos, sobre todo por tener una muy buena relación precio-calidad. También tomé el Fabre Cabernet Franc que me gustó  mucho y que creo que antes no había. Por otro lado, el Malma Finca La Papay Malbec me dejó muy conforme ya que lo pagué unos $ 70, con los descuento en Coto …”
Son todos vinos buenos en su gama. 

Un río nauta, opinó:
“Bienvenido Alejo. Con respecto al pingüino podrían fabricarse transparentes, con diseños más artísticos y VENDERLOS como decantadores, de origen nacional. Al fin y al cabo ¿Qué es un decantador? … un pingüino deformado  y degollado … o  ¿no?”
Muy bueno.

La semana próxima volveré a estar con Uds.
Mientras tanto les deseo que tomen buenos vinos

--- ALEJO ---

“El Añejo”

Anteriores

2017

2016

2015