Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XVII - NUMERO 1


AÑO XVII - NUMERO 1

(01.01.17)


Hola mis queridos Wine Lovers:

MUY FELIZ

 

 

 

 

 

Y brindemos por ello, con esta joven
que “toma muy bien la copa”
y tiene buen cuerpo y muy buenas piernas.

 

 

 

 

 

 

- DIECISIETE AÑOS -


¡¡¡ ESTE AÑO LA COLUMNA DEL VINO CUMPLIRÁ 17 AÑOS !!!

Hace 17 años estas líneas empezaron como un juego -en la tranquilidad de los domingos- enviando dos o tres opiniones sobre algunos vinos a un pequeño grupo de amigos. Semana a semana se fue incrementando el listado. Al poco tiempo se llamó ENOLOGIA, luego, por motivos del registro de la marca y del Nic, al 5° año pasó a llamarse La Columna del Vino, debidamente registrada en ambos ámbitos.
    
Actualmente la reciben unos 3000 suscriptores (que a su vez reenvían - no sabemos a cuantos), en casi todas las provincias y varios países (Chile, Brasil, Uruguay, Perú, Canadá, EEUU., Francia, Italia, España). En casi 800 emisiones, se han comentado vinos, actividad de bodegas, trabajo winemakers, opiniones de especialistas (en vino y en otras actividades afines), y se han volcado notas de actualidad y numerosos comentarios de lectores.

Como les he contado, el servidor que albergaba una de mis web pages, en la que se incorporaban los newsletters semanales, dejó de funcionar en el 2014, pero desde el 2015 se cargan los newsletters a través de otro servidor mucho más profesional (www.columnadelvino.com.ar), a la que también se puede acceder por www.lacolumnadelvino.com.ar

Los dos libros “EL VINO: Nuestro Mejor Amigo”(2007) prácticamente agotado, y “VINO y BEBIDAS ESPI-RITUOSAS”(2013) fueron un éxito y me estoy demorando un poco con el tercero.

Pero lo más importante -lo digo año tras año- son las personas que he podido conocer y las amistades que he cosechado en esta actividad, lo que me brinda una inmensa satisfacción y una grata alegría. Por eso les digo:

 

¡¡¡ MUCHAS GRACIAS POR SEGUIRME TODOS ESTOS AÑOS !!!


 

VINOS


En estos días probé el vino Las Andanas, Cosecha 2013, Malbec - Cabernet, de la Bodega Casta del Sur, que es un proyecto de María Marta Sottano y Patricio Zapata, iniciado en 2011, que cuenta con diez hectáreas de viñedos en Luján de Cuyo.
Las andanas son hileras de botas, barricas u otros elementos de la vitinicultura, por lo que el nombre del vino resulta apropiado.
El vino tiene una presentación sobria y elegante y se muestra en la copa con un color rojo intenso y oscuro, con tonos violáceos. En nariz propone aromas frutas rojas con notas de pimientos verdes y suaves toques de vainilla y tabaco provenientes de su paso por barricas de roble durante ocho meses. En boca tiene un ataque amable, luego corre con cuerpo entre medio y grueso (13,5°), con taninos bien presentes, pero pulidos, que lo hacen agradable, equilibrado y elegante, para ir hacia un final largo y complaciente.
Muy bueno. Aproximadamente $ 120, lo que deriva en una más que excelente relación precio calidad.


En estos días tomé el Alma Negra (Misterio), Cosecha 2008, que tiene una presentación destacada, en una botella pesada y elegante, deslumbrando por ese “Misterio” que yace tras la máscara ya clásica de la línea que se produce hace más de una década.
Se elabora con malbec, bonarda y petit verdot y aunque la proporción es un “misterio” puede advertirse la mayor proporción del primero.  En la copa se muestra con un color rojo rubí intenso con matices violáceos y azulados y buenas piernas. En nariz se destaca una intensidad de aromas bien marcada en la que predomina la ciruela madura y otras frutas rojas, como frambuesa, cereza y mora, además de especias y toques de canela, con notas de tabaco, chocolate y vainilla producto de su paso por barricas durante doce meses.
En boca tiene un ataque intenso a pesar de los años y aunque sobresale la evolución resulta agradable, con buen cuerpo (14°), que el petit verdot se encarga de mantener a través de la extensa guarda. Taninos intensos pero domados por el tiempo y la crianza y bien integrados con el resto de las sensaciones, llenando la boca con elegancia y volumen. Su final es amable y distinguido. Un vino excelente, cuyo precio aproximado, si se lo encuentra, puede estar en $ 500/600
La revista The Wine Advocate calificó con 91 puntos que significa lo que Robert Paker denomina outstanding wine, o sobresaliente, fuera de lo común.
 


En estos días tomé el Aimé, Red Blend, Cosecha 2016, elaborado por la Bodega Ruca Malén, fundada en 1998 por Jean Pierre Thibaud y Jacques Louis de Montalembert, pero hoy está en nuevas manos, pero manteniendo al enólogo Pablo Cúneo.
Se le puso el nombre para recordar a la “Hija del Cielo” tal como es la traducción del mapuche de la palabra  Aimé.
Es un vino elaborado con uvas Malbec, Bonarda, Cabernet Sauvignon y Merlot, con una presentación simpática y juvenil, que se muestra en la copa con un color rojo violáceo. En nariz ofrece aromas a frutos rojos y negros, notas de especias y ahumados con algún dejo de chocolate. En boca es joven y fresco, de cuerpo ligero (12,3°), con taninos vivaces, que corre rápidamente dejando una sensación agradable (pH 3.68). Un vino correcto, amable y fresco (Aprox. $ 100/110).

 

Unas semanas atrás tomé, por segunda vez el Vinecol Chardonnay Oak Reserva, Cosecha 2015, que resultó muy agradable.
Es un vino elaborado por la bodega homónima, caracterizada por producir vinos orgánicos, debidamente certificados. En esta caso parte de uvas cultivadas en La Paz, Valle Central, Mendoza, a unos 8000 metros de altura y con un rendimiento de 80 qq/Ha, con fermentación maloláctica y ocho meses de crianza en roble francés.
Tiene una elegante presentación, y en la copa aparece con un color amarillo brillante con leves tonos verdes. En nariz ofrece aromas a frutas tropicales de pulpa blanca un ligero dejo de cítricos y un suave toque de vainilla. En boca tiene un ataque fresco y luego corre con un buen equilibrio entre la acidez, la fruta y el roble que le da buen volumen a pesar de un tenor alcohólico medio (13,3°), dando como resultado un vino agradable, sabroso y muy interesante, con un final largo y amable. En definitiva, muy bueno (Aprox. $ 120) final.
(la imagen es de una cosecha anterior)

 

ESCAFANDRA SIEBE


En 1823, John y Charles Deane desarrollaron un casco antihumo para bomberos y luego lo adaptaron para su empresa fundada en 1825 que se especializaba en la recuperación submarina de redes y anclas. En 1830, para perfeccionar su casco de buceo recurrieron a Agustus Siebe (1788-1872), que ya era famoso como inventor. 

Siebe diseñó un casco con tres ventanillas, una frontal y dos laterales; y en 1836 creó un nuevo modelo con una válvula antirretroceso que impedía que el aire bombeado desde la superficie fuera repelido por la presión del agua, ya que hasta entonces los cascos o escafandras estaban abiertos en su parte inferior, por donde salía el aire expirado del buzo lo que hacía indispensable que se mantuviera en posición vertical para que el agua no entrara en el casco, por lo que una  caída podía ser mortal.
Para solucionar este problema Siebe inventó el primer traje impermeable de buceo (en 1837), que estaba fabricado con una lona cauchutada que dejaba en seco el cuerpo del buzo. Era el primer traje de buceo cerrado que permitía al buzo trabajar en cualquier posición y a una profundidad de hasta 100 metros. Una serie de roscas y tornillos aseguraban la fijación del casco con el traje. Además de permitir al buzo moverse en cualquier posición la capa de aire contenida dentro del traje ofrecía una real protección contra el frío de las profundidades. Se vieron muy bien esos equipos en la película “Hombres de Honor” (2000), interpretada por Robert De Niro, Cuba Gooding Jr., David Conrad y CharlizeTheron.

Hoy llamamos drysuit, a trajes con esas propiedades, en oposición al de neoprene, al que le decimos: wetsuit.
Debido a los éxitos obtenidos Siebe se asoció a su yerno Gorman y fundó la compañía Siebe Gorman & Co Ltd., especializada en la fabricación de equipos y trajes de buceo. Las llamadas “Escafandras Siebe” fueron usadas, con algunas modificaciones, hasta mediados del Siglo XX.
A partir de entonces la llegada de la llamada ‘escafandra autónoma’ creada por Jacques-Yves Cousteau (1910-1997), y Emile Gagnan, permitió denominar a los acuanautas “Buzo Autónomo” por no depender de un cable desde la superficie, sino de un contenedor de aire a presión y un regulador que permite al buzo obtener el aire a la presión ambiente. A ese equipo se lo llamó, tiempo después Aqualung.


La sigla SCUBA, utilizada universalmente significa Self Contained Undewater Breathing Apparatus, que significa equipo contenedor autónomo de aire para respirar bajo el agua.

Desde entonces, universalmente, los buzos utilizamos esos tanques de aire (autoportados), que contienen aire comprimido a unas 200 atmósferas.

 

 

CAVAS ROSELL BOHER


Como todos los años, Pablo Torres García, dueño del 75 % de Cavas Rosell Boher, agasajó a los periodistas especializados con un asado en su casa del Barrio Santa Bárbara.
Estaba presente, el socio neozelandés, Eric Spencer (el otro 25 %), también Matías Torres García, Presidente de la firma y algunos integrantes del Staff, como Carlos Oliva, Gonzalo San Millán, Nicolás Calderón y lógicamente Soledad, la dueña de casa, además de Miguel Weiskind, encargado de la prensa de la firma.  
Dejé para el final de la enumeración a Alejandro “Pepe” Martinez Rosell, el enólogo jefe, hoy directivo de la firma y factótum del emprendimiento, que en la imagen muestra una de sus creaciones.
Es oportuno recordar que en 1897, Don Pedro Rosell y Doña Rita Boher, casados en 1860 y muy ligados a la actividad vitivinícola, dejaron atrás San Salvador del Toló (Andalucía) y llegaron a Mendoza. Encarnación Rosell Boher, hija del matrimonio, nacida en 1882, se casó con Bernardo Martínez en 1899 y ambos fundaron en 1900 el establecimiento vitícola que hoy ocupa Cavas Rosell Boher. Pepe es nieto de los fundadores (Foto by Diego Eidelman)

La empresa tiene viñedos en una finca ubicada en Los Árboles, Tupungato, a 1300 metros sobre el nivel del mar, donde obtiene uvas para los espumantes usando siete clones de Chardonnay y cuatro de Pinot Noir. También obtiene allí el Cabernet Sauvignon, el Merlot y el Sauvignon Blanc para elaborar sus vinos tranquilos.
El Malbec, en cambio, es elaborado a partir de uvas provenientes de la finca ubicada en Alto Agrelo, Luján de Cuyo, a una altitud cercana a los 1200 metros sobre el nivel del mar.
En total elaboran 17 etiquetas. Cuatro espumantes Rosell Boher. La línea Casa Boher: con un espumoso y seis tranquilos, el Gran Reserva Malbec y los cinco reserva (Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Malbec, Merlot y Sauvignon Blanc). Viña de Narvaez Blend Reserva, y cinco Viña de Narvaez varietales (Merlot, Sauvingon Blanc, Malbec, Cabernet Sauvigono y Cabernet Franc).

Además del asado y la clásica picada no faltaron los vinos y los espumosos de la bodega, además del reciente Casa Boher Gran Reserva y algunos ensayos que pronto serán presentados.

CORREO DE LECTORES



Una estimada colega, oportunamente pupila del suscripto, señaló:
“… te confesaré que gracias a lo que leo en tu Columna, algunas veces he presumido de saber de vinos ante amigos poco conocedores … Y gracias por ese Papá Noel…”
Doblemente pícara … y … es abogada.

Un estimado colega, un tanto exagerado, me dijo:
“… Me alegro muchísimo con el Chateau Vieux que te perpetuó en la historia vitivinícola (estás en el bronce junto a Baco), y será un motivo más para ‘pavonearme’ diciendo que nos conocemos …
Nos conocemos por el Derecho, aunque nos gusta más el vino.

Una amiga del interior, apuntó:
“Hola … Excelente dejar contentos a lectores y lectoras. Difícil tema el de los accidentes por alcohol. Además, opinión personal, los controles se limitan a los sábados a la noche (mas que otras noches) y yo creo que deberían hacerse en las rutas, no sólo en época de vacaciones si no todo el año.”
Creo que los controles en las rutas serían buenos, pero no sólo de alcoholemia sino de sensatez. Otro dato importante es que en las rutas está prohibido controlar la velocidad sin aviso previo. Es una de las tantas incongruencias: que el control deba velocidad tenga aviso y el de alcoholemia no.

Un viejo lobo marino y asiduo lector de estas Columnas dio su opinión:
“Hola Alejo: FELIZ NAVIDAD !!!!!!! …Concuerdo plenamente con lo que mencionás respecto a la alcoholemia, ‘no puede ser que un señor mayor no pueda ir a cenar y tomar dos o tres copas de vino y volver asustado y temeroso por los controles. NO puede existir una ley que no se sabe cómo cumplirla’.”

Un destacado Winemaker, me dijo:
“Feliz Navidad Alejo. No se si sabias que técnicamente la tapa corona que usa Ernesto para su rosado es casi seguro el mejor cierre. Por esto aún se usa para cervezas, conservas y muchos otros usos. Me alegro mucho de ver que alguien se animo se usarlo para un vino. Se adapta a muchas deformaciones de las botellas, tiene una muy alta resistencia a presión y es muy buen cierre hermético. En Europa ha sido usado durante décadas para los vinos de más rotación, y fue lamentablemente cambiado por la tapa rosca.”
Si, lo sabía, aunque no se si la tapa a rosca no es igualmente hermética. Puede ser muy buena para vinos que tengan una presión alta como espumosos, cervezas y similares, pero quizás en los tranquilos se equipare con la screw cap o tapa a rosca. Si esta tapa prolifera (lo dudo), Ernesto Catena será un adelantado o precursor.


¡¡¡ Les deseo que tomen muy buenos vinos !!!

Y a los que se van de vacaciones, que las disfruten 
y si es posible con buenos vinos.

Por mi parte ya estoy preparando mi traje de baño

--- ALEJO ---

“El Añejo”

Anteriores

2017

2016

2015