Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XVI - NUMERO 6


AÑO XVI - NUMERO 6

(21.02.16)


Hola mis queridos Wine Lovers:

 

 

 

 ¡¡¡ Bella imagen !!!


El autor diría: Sparkling time

 

 

  

 

 

VINOS

 

Unos días antes de irme de vacaciones tomé el Urraca Primera Reserva, Single Vineyard, Estate Grown, Cosecha 2008, que resultó excelente y cuyo antecesor (2006), ya había comentado alguna vez.
Es Single Vineyard porque se elabora con uvas de un solo viñedo y Estate Grown, porque se hace con uvas que el elaborador controla, como es el caso, ya que se vinifica en la Bodega Bressia (del destacado enólogo Walter Bressia), sita a escasos metros de los viñedos Urraca.
Se trata de un blend que tiene una elegante presentación, que se conforma con 20 % de malbec, 40 % de merlot y 40 % de cabernet sauvignon, que alcanza los 14.7° de graduación alcohólica y que pasa dieciocho meses en barricas nuevas de roble francés. 

 

   


En la copa tiene un color rojo intenso y oscuro con tonos violáceos y muy buenas piernas, que anticipan su corpulencia. En nariz se propone aromas a moras, frambuesas, cerezas y notas de especias, vainilla, chocolate y tabaco. En boca tiene un ataque amable, ligeramente dulzón y luego exhibe su buen volumen y estructura, pero con taninos redondos, suaves, aterciopelados, dando como resultado un vino sabroso, armónico, agradable y elegante, para correr hacia un final persistente y deleitoso.


En estos días tomé el Altos Las Hormigas Malbec Clásico, Cosecha 2014, que es un blend de uvas 100% Malbec cosechadas a mano en los viñedos de Medrano, Barrancas y Lunlunta (el 50 % es producción propia de la bodega). Como les he contado, en otras oportunidades, es un emprendimiento de varios amigos italianos, vinculados al mundo del vino, liderados por los destacados enólogos Alberto Antonini y Atilio Pagli.
El vino tiene una presentación ya clásica, y se muestra en la copa con un color rojo rubí, para ofrecer en nariz aromas a frutas rojas entre las que se destaca la ciruela, la frambuesa y la grosella, con algún dejo de menta, especias y tenues notas herbáceas. En boca tiene un ataque suave, y luego corre con cuerpo ligero (13.7°), fresco, con taninos delicados, probablemente “ablandados” por el tiempo y sus técnicas de elaboración (tres remontages  y dos delestages diarios), resultando un vino suave (pH 3.7), sin defectos ni aristas y con un final medio. No tiene crianza en roble.
En realidad, este vino, si bien es un malbec, tiene cierta reminiscencia a los vinos italianos, con cuerpo ligero y buena acidez. Sinceramente, tenía un mejor concepto de este vino, que lo he visto a un precio de $ 130/140, cifra que permite adquirir vinos de muy buena calidad.  
(la imagen es de una añada anterior)

 

La familia Casado, que tiene una importante explotación en Delaware (EEUU), adquirió en 2012 una finca que llamó El Casado Family Vineyard y, partir de las cosechas 2013 (malbec y cabernet sauvignon), 2014 (chardonnay y sauvignon blanc), lanzaron sus primeros vinos a fines del año pasado.
En estos días he tomado un par de botellas de Sposato Chardonnay Cosecha 2014 y realmente me gustó.
Su presentación  es llamativa aunque sobria, en la copa se muestra con un color amarillo medianamente intenso y un leve reflejo verdoso. En nariz ofrece aromas a frutas tropicales, además de notas de manzana y un dejo de durazno y melón. En boca es fresco, pero corre armonioso, completo, como remarcando su carácter frutal, con una cierta untuosidad en su final, aún cuando no tiene contacto con madera, que le da complejidad y redondez.
Es un chardonnay algo distinto de lo habitual, pero no por ello menos atractivo. Muy bueno (Aprox $ 120)
Estos vinos los distribuye Helenica Group (This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.).

 

 

Entre los tintos que tomé en éstas vacaciones, estuvieron:

Los Gansos, Cabernet Sauvignon, Cosecha 2013, de Chile. Regular, sin defectos, pero nada destacable (U$S 7).

Robert Mondavi, Private Selection, Central Coast, Cabernet Sauvignon, Cosecha 2012, (California). Espléndido, aromas a frutas rojas (mora, grosella, ciruela), especias, vainilla y ahumados. En boca muy buen cuerpo, agradable y con buena cola. Excelente (U$S 12)

Barolo: Tomé por copas, en tres oportunidades. Se trata de un vino del norte de Italia con Denominazione di Origine Controllata e Garantita (DOCG), producido en la provincia de Cuneo, dentro de la región del Piamonte. Su nombre se debe a los marqueses de Barolo. Se elabora con uvas Nebbiolo y suelen ser grandes vinos. Los que tomé eran de color rojo oscuro, corpulentos, con aromas a frutas rojas, especias, trufas y cacao; con buena acidez, poten-tes, robustos, con gran cuerpo y muy secos. Contienen un alto nivel de acidez, de alcohol y de taninos. En Italia lo llaman “El rey de los vinos”, y también “el vino de los reyes” (por copa, en el restaurante, entre U$S 15 y 18).

 

BODEGA Y CAVAS DE WEINERT

 

Bodega y Cavas de Weinert fue fundada en 1975, por Don Bernardo C. Weinert, que nació en una pequeña colonia alemana del sur de Brasil y montó su historia empresarial sobre el transporte internacional en Sudamérica.
Fascinado por el mundo de los vinos, decidió montar su propia bodega y encontró en Luján de Cuyo el lugar ideal para su emprendimiento, por lo que adquirió (en 1974), una vieja bodega de la familia mendocina Otero que contaba con un edificio de arquitectura española antigua.
Después de un intenso trabajo de restauración trajo la última tecnología en vinificación de aquella época y se unió con aclamados enólogos. Tras su primera cosecha comercial en 1976, produjo en 1977 de la mano de Raúl de la Mota el Weinert Malbec Estrella 1977, un vino renombrado por prestigiosos degustadores en todo el mundo.
 

Weinert es una bodega que deslumbró al país en los años ’80 y ’90 que luego, poco a poco, fue cayendo en popularidad. Su estilo tradicional no es la causa (vean Bodegas López), como tampoco la calidad de sus vinos. Quizás cuestiones comerciales, inconvenientes financieros, nuevas “olas” en el estilo de vinos más modernos y diferentes situaciones que llevan a una empresa a perder cierto liderazgo.
Sin embargo parece que ha renacido con vientos de popa y, fundamentalmente, con mucha voluntad de los titulares y el apoyo de Hubert Weber su enólogo desde hace unos 25 años y que llegó a compartir algún tiempo -muy joven él- con Raúl de la Mota, que después se retiró.
Es suizo y, según nos contó, vino muy joven a la Argentina para hacer una experiencia breve, pero muy pronto se casó, tuvo tres hijos y se aquerenció en el lugar y en la bodega. Además de la tarea enológica se ocupa de las exportaciones.
Fue quien nos recibió en la bodega, en nuestro viaje de noviembre pasado. Recorrimos todas las instalaciones, lo que nos permitió ver, además de sus gruesas paredes de piedra que guardan la perfecta temperatura y humedad, las piletas de hormigón de gran tamaño, que fueron revestidas y algunas fueron reducidas a la mitad de su tamaño, para darles mejor uso y más versatilidad. Vimos también barriles, cubas y toneles de entre 2.000 y 44.000 litros, algunos de antigua data y otros que realmente llaman la atención por su dimensión y por el arte puesto en los detalles,

Algunos toneles son deslumbrantes, como el de la imagen, armoniosamente decorado. Otros, más pequeños, también cuentan con cierta decoración y en general, se encuentran en muy buen estado y en pleno “funcionamiento”.
El detalle a comentar es que no hay barricas (las típicas de 225 litros), lo que marca un estilo de utilizar la madera moderadamente, para redondear, evolucionar y agregar complejidad, pero siempre evitando el exceso, a veces muy criticado. 
La capacidad actual es de 4.300.000 litros, 3.000.000 en piletas y 1.300.000 en toneles. Esto incluye una gran pileta de 180.000 que se usa para homogeneizar producciones grandes, como por ejemplo el de su vino entry level Pedro del Castillo.

 

 

Pasamos a la cava y casi lo primero que impacta es una vitrina que contiene cuatro ejemplares de los Weinert Estrella, indudablemente famosos (Malbec 1977, Malbec 1994, Cabernet Sauvignon 1994 y Merlot 1999).

 

 

   

 

Así como la imagen de todo su porfolio, del que no puede evitarse mencionar al Montfleury (que sobresale por su botella alta, en medio de las otras), un rosado nacido en 1977 que deleitó a los argentinos durante dos décadas.

 

   

Luego vimos la mesa con las botellas de los vinos a probar y nos encantó ver nuevamente al famoso Carrascal que fue un blend de malbec, cabernet sauvignon y merlot, sumamente exitoso en la década del ’80 y que podemos llamar Carrascal Clásico que actualmente se está lanzando al exterior.Este vino lo tomaba a menudo mi padre y también llegó a tomarlo, muy joven, mi hija.Ahora están por lanzar los Carrascal Varietales, con algo menos de tiempo en roble (un año, el clásico pasa dos años en toneles), y con una muy buena probabilidad de éxito.Me gustaron mucho el malbec 2012 y en cabernet sauvignon del mismo año, pero me encantó el Tempranillo 2013, al que le auguro una muy buena evolución. También planean un sauvignon blanc.

 

Después pasamos a los Weinert, con dos años de roble, tomados hasta el cansancio en los restaurantes de Buenos Aires en los años ’90, todos muy, pero muy buenos, dentro del estilo que mencioné más arriba.

En el almuerzo, disfrutado en la vieja casona, tomamos un Weinert Cabernet Sauvignon que estaba excelente y que acompañó muy bien a unas berenjenas servidas tipo amuse bouché y unas exquisitas empanadas que sirvieron de entrada. Con el espléndido bife tomamos un Cavas de Weinert, otro clásico de la bodega que es un corte de 40 % malbec, 40 % cabernet y 20 % merlot, que pasa tres años en toneles de roble francés y que, demás está decirlo, estaba excelente.

Y después de un rico postre, un café y una larga sobremesa con Hubert, nos fuimos muy agradecidos por la atención recibida y por haber conocido una bodega emblemática que seguramente pronto volverá a los primeros planos.

 

 

NOVEDADES


 

Wine Spectator eligió hace unos días como Wine of the week al Rodano Chianti Classico, Cosecha 2011. Lo calificó con 90 puntos y dijo que muestra  amplitud y profundidad, con notas de ciruela madura, cereza, cuero, tabaco y aromas de especias y un perfil armonioso, con taninos bien integrados además de persistente final

 

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A fines del año pasado murió Jonah Tali Lomu (1975 -  2015), que fue un jugador neozelandés de rugby (wing), conocido como LOMU. Participó en 63 partidos de los All Blacks, destacándose en la Copa Mundial de Rugby de 1995 y en la de 1999. Es considerado como la primera superestrella mundial del rugby, gracias a su increíble capacidad física (100 metros en 10,89 seg.), y la intimidación que producía en sus rivales (1,96 mts. y más de 100 Kilos). Es oficialmente el jugador con más tries en la historia de la Copa del Mundo de Rugby (15 tries).
Fue incluido en el Salón de la Fama del Rugby el 9 de octubre de 2007.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

De la Bodega Viña Cobos me informan que el destacado Flying Winemaker Paul Hobbs, socio de dicha bodeda, obtuvo una calificación de 100 puntos del famosos critico James Suckling con su Paul Hobbs, Cabernet Sauvignon, Beckstoker To Kalon Vineyard, Cosecha 2013.
Es un cabernet de Napa Valley (probablemente la principal región productora en Estados Unidos), que se elabora con uvas de un viñedo “To Kalon” es propiedad de Andy Beckstoker de Oakville implantado en 1994. Oakville también es un terruño, dentro de Napa, que se destaca por sus grandes vinos. Este mismo vino obtuvo 100 puntos de Robert M. Parker en su cosecha 2002.
Por su lado el Cobos Malbec, Cosecha 2011, también obtuvo la máxima puntuación del citado crítico. Es un vino que he probado y que merece una puntuación de este tipo.

 

  

CORREO DE LECTORES


Una amiga dijo:
“¿ Para cuándo los muchachitos hermosos ?”
Ya pronto …

Una enojada lectora se quejó:
“Alejo: ¡¡¡ BASTA !!! ahora cinco mujeres por número …”
Bué …

Mi dilecta amiga del interior señaló:
“Hola Alejo, muy buena esta  Columna, siempre me divierten mucho las apreciaciones, como ataque amable en boca, para mi lo que ataca no es amable, pero en literatura es muy bien visto la adjetivación contraria a lo esperado. Me encantó tu investigación sobre el salmón …”
“Ataque” se utiliza como sinónimo de entrada … pero no necesariamente tiene que asimilarse a algo desagradable. Por ejemplo un ataque de crema chantilly, o de postres, o un ataque de gentileza, o un ataque de amor, u otros ataques amables.

Luego agregó:
“El mejor invento, la minifalda, estoy de acuerdo, Courreges se quiso adueñar del invento pero sólo introdujo los vestidos tipo cuadrados, en blanco y negro con figuras geométricas, pero la pollera ya la habíamos acortado.”
¡¡¡ Grande la Minifalda !!!  (Mary Quant).

Otra amiga nos contó:
“Hola … Como están ? Supongo que muy bien después de disfrutar de unas lindas vacaciones en algún lugar paradisíaco a los que están acostumbrados. Les escribo para contarles que me acorde mucho de ustedes en mis vacaciones, incluso saque fotos para mandarles. Estuve en Chile y visite una bodega como se imaginarán no fue mi elección (jaja) estaba incluida dentro de la excursión a “La ruta de Neruda -Isla Negra”. No la más grande, que creo es Concha y Toro, sino Indomita en el valle de Casablanca que según los chilenos es la mejor zona para la producción de Sauvignon Blanc y Chardonnay por las sales de cobre del lugar. Degustamos vinos y espumantes …”

Un amigo, apuntó:
“Dios, que sabia es la naturaleza Alejo..!! que lindo invento las Mujeres y el Vino..!!”
Por eso siempre hay una dama en éstas Columnas.

Un amigo restauranteur, me dijo:
“…Muy bien la nota del salmón, muy instructivo. Cambiando de tema y … comentarios al margen ¿no andarías mejor con una Columna de scorts? yo creo que es lo tuyo."
No. Mujeres y vinos, son lo más lindo de la tierra … ¿ habrá en otros planetas ?

Un médico, buzo y amante del vino me mandó una recomendación médica para disfrutar del vino:
“Abrí una botella y si ves que no respira, hacele respiración boca a boca”
Muy buen consejo.

La semana que viene estaré nuevamente con ustedes,
Mientras tanto les deseo que tomen buenos vinos.

 
--- Alejo ---

“el añejo”

Anteriores

2017

2016

2015