Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XVI - NUMERO 10


AÑO XVI - NUMERO 10

(20.03.16)


Hola mis queridos Wine Lovers:

 

 

 


Penélope

 

 

 

 

 

Penélope Cruz Sánchez (Madrid, 28.04.74), es una actriz y modelo española. Su filmografía incluye múltiples películas en lengua española y otros idiomas: inglés, italiano y francés. Varias de estas producciones han alcanzado gran éxito en Europa y América, y le han proporcionado muchos premios
Ella es la única actriz española que trabaja con continuidad en el cine anglófono y en 2009 se convirtió en la primera actriz española en conseguir el Óscar como mejor actriz de reparto gracias a la película Vicky, Cristina, Barcelona dirigida por Woody Allen. Intervino, también en Jamón, jamón; Piratas del Caribe; G-Force; Vanilla Sky; Los abrazos rotos; Todo sobre mi madre; Blow; Sahara; La mandolina del Capitán Corelli, entre otras.

 

VINOS

 

Un señor vino es el Nicolás Granata, Malbec, Cosecha 2011, que es el vino top de la Bodega Carmine Granata de la que ya les he hablado varias veces y que sólo se hace cada cuatro años. En este caso sólo se elaboraron 4200 botellas, a partir de uvas cultivadas en Las Compuertas, Lujan de Cuyo (a 1000 mts. de altura), en viñedos de 80 años, y con un bajo rendimiento por hectárea (50 qq), todo ello de la mano del enólogo Esteban Emilio Roldán.
El vino tiene una presentación muy elegante y distinguida, con una botella importante y se muestra en la copa con un color rojo rubí oscuro, que exhibe signos de la crianza, de 24 meses en barricas nuevas de roble francés y por tal motivo, en los bordes de la copa, se observa un color ligeramente atejado propio de la crianza y la guarda. También se le advierten muy buenas piernas (14.1°).
En nariz permite apreciar aromas a frutas rojas maduras, como en mermelada, entre las que sobresalen la ciruela, el higo, la frambuesa y la grosella, con algunas notas de frutos secos, vainilla y chocolate. En boca tiene un ataque dulzón, pero luego corre con mucha personalidad, taninos intensos aunque redondeados por el paso por madera y por la guarda. Es corpulento (full bodied), carnoso, importante y va dejando sobre su final una sensación de llenar la boca con cierta untuosidad que lo hace un vino sabroso, elegante y cuyas sensaciones persisten en su recuerdo e invitan a tomar otra copa. Un vino soberbio.
En Buenos Aires se puede adquirir la vinoteca Tierra Mendocina, Carlos Calvo 451 -San Telmo- (15-6166-3928)
(la imagen, es de www.lopeztorres.com.ar).

 

Así como la semana pasada les comenté que probé el CarinaE, Harmonie, Malbec, Cosecha 2012, de la Bodega CarinaE, hoy les cuento mis impresiones de otro producto de dicha firma. Previo a ello les recuerdo que la bodega es de propiedad del matrimonio Brigitte y Philippe Subra que han venido de Francia en 1998 para radicarse en Mendoza. Philippe trabajó en una empresa del sector eléctrico de  Mendoza durante más de cuatro años. Pasado este tiempo, decidieron quedarse en Argentina y fundar CarinaE Viñedos y Bodega (CarinaE SA) en enero del 2003.
Esta vez probé el CarinaE Homage Malbec, Cosecha 2010, que antes era el Gran Reserva y que ahora lleva ese nombre “Homenaje” en recuerdo de su fallecida hija Odile.
El vino se elabora con uvas provenientes de los viñedos de la firma sitos en la famosa calle Calle Cobos, de Perdriel (Luján de Cuyo), con espalderos de 90 años y con un rendimiento de 65 qq por hectárea. Tiene una presentación ya clásica y se muestra en la copa con un color rojo oscuro, con tonos violáceos casi negros y con buenas piernas. En nariz propone aromas a frutas rojas y negras maduras, con notas de vainilla y chocolate, permitiendo advertir la presencia de la madera en la que pasa quince meses. En boca tiene un ataque intenso aunque ligeramente dulzón y luego corre con mucha personalidad pero con taninos redondeados por la crianza que permiten decir que a pesar de su buena estructura (15°), y concentración guarda una gran amabilidad (pH 3.78) y elegancia tornándolo un vino agradable y sabroso, para llegar a un final largo y persistente. Excelente (Aprox. $ 220/230).
Los vinos de CarinaE los distribuye Consultora Umami.


Unos cuantos años atrás se tomaba bastante una línea llamada Tribu de la bodega Trivento. Lógicamente era un entry level. Así que al verlo en una góndola, tras mucho tiempo de “ausencia” compré un Tribu, Chardonnay, Cosecha 2014, que resultó que daba dos “imágenes” distintas.
Por un lado, una buena presentación, un elegante color amarillo con algún destello verdoso, aromas a las frutas tropicales de pulpa blanca (ananá, banana, durazno blanco), con suaves toques cítricos y por el otro una entrada fresca y alegre que al correr en la boca hace sentir agujas (pequeñas burbujas), que -a mi criterio- desmerecen todo lo anterior. Así, hasta el ataque me pareció muy bueno en un precio módico de uno $ 60/70, pero la chispa (agujas), le rebaja la nota.

  

 


En cambio, de esa misma Bodega Trivento (llamada así por los tres vientos que corren sobre Mendoza: Zonda, Polar y Sudestada), el viejo Trivento Roble Chardonnay, Cosecha 2011 que ahora se denomina Trivento Reserve Cahardonnay.
Se trata de un buen vino que comenté hace mucho tiempo, pero lo llamativo es que aún con casi cinco años a cuestas, estaba bebible y muy agradable, con un color amarillo dorado (ya no tenía reflejos verdosos), con aromas a frutas propias de la cepa, entre las que se destacan, manzana verde, durazno blanco, un suave toque herbáceo que recuerda a los espárragos, y un dejo de vainilla debido a un breve paso por barricas. Buena acidez en boca, untuoso, concentrado y agradable en todo su recorrido, aunque hacía notar sus años, sin mucha frescura. En definitiva muy bueno a pesar de los años.

 

 

Un vino que me desilusionó un poco fue el Alta Vista Premium Malbec 2014, cuyos antecesores siempre recomendé para beber, especialmente en restaurantes, porque tenían muy buena calidad a precios razonables. También en las vinotecas y supermercados sus precios eran accesible y su calidad muy destacada. Con un par de días de diferencia tomé dos botellas (compartidas), y en los dos noté un vino sin defectos, agradable, pero sin que se destacara mucho, con un estilo a lo Jim Morrison diría que “no enciende mi fuego” (Come on baby ligth my fire). Ello llama la atención en un vino de unos $ 150, gama en la que hay vinos bastante destacables. Tomaré otro y las contaré.

EL QUESO


El queso es un alimento que se ha consumido desde los tiempos más antiguos y que ha llegado hasta nuestros días conservando las técnicas de elaboración originales. La historia del queso es la historia de la civilización. Hay evidencias que demuestran que hace más de cinco mil años ya se elaboraba queso en la Mesopotamia asiática. Cuenta la historia que por casualidad un árabe descubrió que la leche que era transportada en bolsas de cuero, debido al calor del desierto, iniciaba un proceso de fermentación que la coagulaba. El movimiento del viaje separaba el suero de la cuajada y daba lugar a un queso muy primitivo que no disgustó. Así parece que nació el queso.Su valor como alimento altamente proteico y duradero aumentó en las antiguas culturas del Mediterráneo y los Romanos los que lo difundieron a lo largo de sus conquistas.

Los pastores de los Alpes suizos, ya en el siglo XI elaboraban quesos durante el verano para soportar los largos y duros inviernos del hemisferio norte. En suiza se han elaborado quesos durante mil años, quizá por eso hoy son sinónimo de excelencia en el arte y la ciencia de fabricarlos.
Los monjes benedictinos, por su parte, cumplieron un destacado rol descubriendo la importancia del añejamiento para generar quesos de pasta dura, guardando los secretos de sus recetas por muchos años
Con el correr del tiempo cada cultura desarrolló variedades que le son propias: los franceses con su Brie, su Camembert y su Roquefort, los ingleses con el Cheddar, los españoles con el Manchego, los italianos a través de distintas variedades de quesos de pasta dura, los holandeses con el Gouda y los suizos con el Emmenthal y el Gruyere.

Los quesos son ricos y muy nutritivos, pero cabe advertir que contienen mucha grasa saturada y bastante sal, por eso hay que comerlos con moderación, máxime cuando -además- proporcionan muchas colorías y bastante colesterol.

 

NOVEDADES


 

  

Les hago saber una buena oportunidad para festejar Semana Santa en un excelente lugar

 

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un estimado lector, residente en Canadá, me pasó un interesante artículo que decía más o menos lo siguiente:
El vino puede contener diferentes compuestos aromáticos. Por lo que en realidad puede tener aromas a frambuesa, pimienta, café, pis de gato, aceite o alquitrán. Estos compuestos derivan de diferentes fuentes. Muchos están presentes en las uvas y surgen del carácter varietal en función de la cepa, el método de cultivo, el rendimiento, el clima y la madurez a la cosecha. Otros provienen de la vinificación (temperatura, técnicas o levadura utilizada). Y otros de la crianza.
Con los años, ciertas moléculas han sido identificadas como responsables de ciertos aromas, pero el problema es nuestra interpretación de lo que sentimos, no sólo en cuanto a sabores, sino también aromas y textura. Los sabores son cuatro: dulce, salado, ácido y amargo (se agrega umami y algunos hablan -recientemente- de sabor a grasa). Estos cuatro elementos son cuantificables, como que un vino que tiene una acidez baja o alta, que es seco, semiseco o dulce. La textura, por su parte, es expresada a través de las sensaciones táctiles: la astringencia de los taninos, por ejemplo.
Es necesario un vocabulario común. Tomemos el ejemplo de una acidez Sancerre, bastante alta por cierto. Para alguien que ama la acidez, será buena o suficiente. Para alguien que no le gusta el vino ácido tendrá una acidez excesiva. Dos catadores, por tanto, pueden no estar de acuerdo en la acidez de un vino. No obstante, un catador experimentado debe describirla con precisión.
En las descripciones de vinos algunos catadores realmente exageran. Sí un vino puede recordar los aromas de sotobosque son una reminiscencia de humus, hojas muertas, las setas. "Maleza" podría muy bien ser suficiente para describirlos. Pero cuando se lee algo así como: "Hojas de roble aplastados en el suelo compacto después de tres días de lluvia fría ..." parece una exageración.
Tales descripciones parecen camuflar una falta de habilidades y no ayudan a entender al lector.
No hay que dejarse engañar por las notas de cata que se parecen a una lista de compras. De hecho ciertos catadores parecen más interesados en hacer alarde de sus conocimientos que en una buena descripción (Fuente: www.laprese.ca)

Este artículo me trajo a la memoria, algunas notas de Michael Broadbent, ex jefe del departamento de vinos de la casa de subastas Christie’s y autor de numerosos libros sobre degustación, en las que decía que encontraba lamentables las expresiones de los críticos que prodigan palabras complejas sobre vinos más bien ordinarios. Así una vez rescató una descripción antigua de un vino y una reciente, de un conocido winewriter, la primera era de dos o tres renglones y la segunda (de una añada 20 años posterior), alcanzaba a media página.

  

Al respecto Hugh Johnson, decano de los críticos ingleses de vino y escritor de muchos libros sobre el tema, alude a éstos columnistas que se dedican a lanzar adjetivos, señalando que su actitud provoca desconcierto, que va contra la enología y ofende a la gente. Agrega, a su vez, que esas raras e interminables descripciones de ensaladas de fruta se han vuelto contraproducentes. La mayoría de nosotros tenemos suficiente sentido común como para darnos cuenta que no podemos saborear frutas como duraznos y damascos cubiertas de frutillas y sopa de crema de champiñones, todo al mismo tiempo. Sostiene, entonces, que estos escritores deben simplificar las cosas para que no se pierdan en los reinos de la fantasía.

 

   

CORREO DE LECTORES


Una viejo amigo, apuntó
Sí, sí , la leona está muuuyyy lendaaa!!, pero yo prefiero a las bípedas, y si es de cuerpo completo, mejor jejejeje.”
Y bué

Un amigo, no tan joven, con cierta lógica, me dijo:
“40 por día son casi dos por hora… la primer media hora le sigo el ritmo y despées….me quedo mirando!!!!!!”
Jeje.

Una dilecta amiga señaló:
“Hola, muy buena la Columna, muy interesante los comentarios de tu amigo Químico sobre los cambios en las recomendaciones de la alimentación. Yo, que hago dieta por el colesterol hace 30 años, he visto los cambios y nuevas tendencias, algunas sin mucho fundamento; yo no creo en esos que dicen que el huevo no es malo … cuando yo comencé se permitían sólo 2 por semana. Tampoco creo que la carne de cerdo sea más sana que la de vaca, en fin uno lee mucho pero tiene sus propias opiniones. Las leonas no son nada sonsas para encariñarse, muy buena elección, hicieron esos animalitos.”
Parece que le gustó más el humano.

Un viejo colega, me contó:
Hola Alejo, en nuestro paso por Mendoza a mediados de enero de este año visitamos un par de bodegas y entre ellas fuimos a CarinaE. Estuvimos charlando con sus dueños (un matrimonio francés muy agradable que vinieron a Argentina por un trabajo del marido, se enamoraron de este país, se compraron una bodega abandonada la pusieron en funcionamiento nuevamente, dejando a sus hijos y nietos en su país de origen y están muy contentos con su bodega) y por supuesto probamos sus vinos que como vos decís, son muy buenos.”
Efectivamente, son muy buenos.

 

La semana que viene estaré nuevamente con ustedes.
Mientras tanto les deseo que tomen buenos vinos.

 

--- Alejo ---

“el añejo”

Anteriores

2017

2016

2015