Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XV - NUMERO 45


AÑO XV - NUMERO 45

(29.11.15)


Hola mis queridos Wine Lovers:


 

 

 

Final de Wimbledon 1996,
Richard Krajicek y y Malivai Washington,
sorprendidos por la señorita que corría para alcanzar la “copa”

 

 

 

 

 

 

VINOS

 


En este viaje a Mendoza pude probar muchos y muy buenos vinos, sobre los que les iré contando en los próximos números, pero hoy quiero destacar algunas de las reuniones y entre ellas, un almuerzo en la casa de Ricardo Santos y su esposa Estela, con la presencia de su nieta Belén y una amiga de la familia. Más allá de lo bien que nos atendieron viene al caso destacar que debido al calor que ya empieza a hacerse sentir tomamos un par de botellas del Trampa, que al decir de Ricardo es una solución ruborizada de semillón y malbec, que elabora su hijo Patricio, con uvas malbec de la finca de los Santos y con uvas semilló de la finca de Roberto Azaretto. Muy agradable y fresco, pero con cuerpo y concentración para acompañar muchas comidas. En el caso maridó perfectamente con un queso ahumado y unos ricos embutidos que sirvieron  de picada.
El almuerzo estuvo regado por El Malbec de Ricardo Santos, ya clásico y más que conocido, sobre el que poco se puede agregar.
Del malbec puedo agregar que ayer tomé un Cosecha 2000, que estaba -como dice Ricardo- “de puta madre”.

 

 

En el tradicional restaurante de Mendoza, Anna Bistró, compartimos la cena con Jorge Benites “hacedor” del los vinos Melodía, y su esposa Susy.
Como no podía ser de otra manera comenzamos con el amuse bouché y las empanadas bebiendo el Melodía Extra Brut, método champenoise, que siempre deja satisfechos a los bebedores.
Con el principal, las damas eligieron lasaña y Jorge y yo carne (bondiola y ojo de bife), tomamos y Melodía Cabernet Sauvignon 2014, que aún estaba sin etiquetar y que resultó espléndido, y magnífico compañero de esos platos.
Con los postres, el infaltable Melodía Dulce Natural de Torrontés y las damas encantadas.

 

Hace unos días tomé el Marqués del Nevado, Cabernet Sauvignon, Reserva, Cosecha 2012, que elabora la centenaria Bodega Goyenechea. En general es una etiqueta de exportación.

Es un 100 % varietal, elaborado con uvas de Finca La Vasconia (Villa Atuel, San Rafael-Mendoza), con un rendimiento de 8 tons/Ha. Tiene una elegante presentación y en la copa se exhibe con un color rojo rubí profundo, con tonos violáceos y azulados. En nariz ofrece notas de frutos rojos y negros, especias y un dejo de ahumados. En boca tiene un ataque que muestra su personalidad, pero luego corre con taninos amenos, llenando el paladar con buen volumen (13,6°) y textura amable (pH. 3.75), para terminar con un buen recuerdo. Remarca los sabores de confituras y ahumados. Correcto, agradable y complaciente, como todos los productos de esta firma.

 

 

 

 

Varias veces les hablé de los vinos de Viña Las Perdices, pero haciendo hincapié -la mayoría de las veces- en sus malbec, tanto el varietal, cuanto el reserva, pero hace unos días tomé el Las Perdices Cabernet Sauvignon Cosecha 2013, que estaba a la altura de los malbec.
En efecto, con una presentación similar, se muestra en la copa con un color granate con un borde ligeramente aladrillado. En nariz propone aromas a frutas rojas frescas como frambuesas, cereza, y algo de grosellas, además de notas de pimientos, algo de cuero y toques de vainilla, con un dejo mineral. En boca tiene un ataque amable, y luego corre con muy buen cuerpo con taninos bien presentes pero muy redondos y algo dulzones, con muy buen equilibrio entre acidez, fruta, madera y taninos, para erigirse como un vino sabroso y agradable, y concluir con un final largo y placentero.
Leí una publicación anglófona, que lo consideró con una buena relación calidad-precio, y que además de ser un vino equilibrado ofrece mucho más de lo que uno podría encontrar por el mismo precio. En definitiva excelente (Aprox. $ 125/130).

 

 

DEDICADO


En el marco de la Expo de Vinos de Lujo, el miércoles 4 de noviembre, asistí a una cata vertical de la Bodega Finca Flichman, que se realizó en el Salón Diplomático del distinguido Hotel y en la que se degustaron cinco cosechas de su vino Icono el Dedicado.

Merece recordarse que Sami Flichman compró una finca de 30 hectáreas plantada de uva criolla en un sitio entonces desolado y remoto llamado Barrancas, pero con alta potencialidad, captada por el inmigrante polaco, quien la adquirió en 1910 y a partir de ese momento todos comenzaron a llamarla la Finca de Flichman.
Su hijo Isaac completó sus estudios de enología en Francia y luego con sus conocimientos y perspicacia empresaria comenzó a desarrollar el emprendimiento que todos conocemos.

Isaac trajo clones de Syrah de Borgoña y, por otra parte, empezó a desarrollar vinos que en aquélla época llamaban “finos”. Así en Caballero de la Cepa obtuvo premios internacionales a mediados de la década del ’70, cuando lo empecé a tomar como uno de los mejores vinos de aquél momento.
El Dedicado, su actual vino insignia, algo posterior, fue otro vino que se elaboró “Dedicado a los amigos”.
En 1983 la bodega paso a ser administrada por el Grupo Werthein, que la vendió quince años más tarde a la empresa portuguesa Sogrape.

Finca Flichman elabora sus vinos, con uvas de sus fincas sitas en Barrancas, a 700 mts. sobre el nivel del mar, y en Tupungato, a 1.100 mts.

Estaba presente el nuevo CEO, Gastón Lo Russo, quien tendrá a su cargo el desarrollo del negocio y el crecimiento de sus marcas, tanto para el mercado interno como el externo. Tiene 44 años, con más de 20 años de carrera en compañías multinacionales de consumo masivo. Es Administrador de Empresas (UCA), y cuenta con un MBA en IDEA junto a un programa de Alta Dirección de Empresas en la Universidad de los Andes (Chile). Además, estaba Germán Berra, enólogo de la bodega y Nancy, la sommelier. Los convocados fuimos algunos periodistas, sommeliers, restauranteurs y vinotequeros.
En la recepción nos sirvieron un espumante muy agradable, que compartí con algunos amigos, como se observa en la imagen en un momento que conversé con Santiago Mymicopulo titular del destacado restaurante Casa Coupage.


Con los comentarios de Germán Berra (→), se fueron degustando las cosechas que detallo:

1996: que es un corte 85 % de cabernet sauvignon, 10 % de syrah y 5 % de malbec. Tuvo crianza en roble americano de 2do. uso (salvo el mabec). Se muestra con un color atejado, debido al tiempo de guarda que va apagando el color intenso original. Tiene 13.7° de alcohol y 4.95 de acidez total. Se le nota el peso de los años que tiene a cuestas. Se le siente cierta acidez, con un final agradable, bastante dulzón, probablemente por el paso de los años y sus efectos lógicos.

1999: es un assemblage 51 % de cabernet sauvignon, 39 % de syrah y 10 % de malbec. Criado dieciocho meses en barricas nuevas de roble francés. También con un color atejado, con 14° de alcohol y 5.51 de acidez total. Se lo siente más equilibrado. Con menos acidez (a pesar de ser mayor), pero también más tánico, más intenso.

2006: compuesto de 85 % de cabernet sauvignon, 10 % de malbec y 5 % de syrah. Pasó doce meses en roble francés, tiene un 14.5° de alcohol y 5.15 de acidez total. Posee un color más vivo y en nariz es muy amable y perfumado, aunque en boca se lo siente astringente, algo áspero, debido a sus taninos bien presentes.

2010: se hace con un 70 % de cabernet sauvignon, 25 % de malbec y 5 % de syrah y posee 14.5° de alcohol y 5.1 de acidez total. Pasó doce meses en barricas nuevas de roble francés y se muestra con un color más rojo, más brillante. En nariz se presenta amable para tener luego un ataque agradable en boca, corriendo algo más fresco que los anteriores, más acorde al vino que se toma habitualmente. La presencia del malbec hizo lo suyo dando más amabilidad al conjunto.

2013: corte de 70 % de malbec, 20 % de cabernet sauvignon y 10 % de syrah, con 14.5° de graduación alcohólica y 5.8 de acidez total. En la copa se muestra de un color rojo rubín intenso con tonos violáceos y con muy buenas piernas. En nariz ofrece aromas a frutas rojas y negras maduras, vainilla, chocolate, tabaco y especias. En boca tiene una entrada amable y luego corre con buen volumen, concentrado y con buena armonía entre la acidez, la madera y la fruta, para llegar a un recuerdo largo, intenso e interesante.
En lo personal es el que más me gustó, esencialmente porque: a) resulta mucho más amable que los anteriores, debiendo resaltarse que aquí predomina el malbec, que siempre es más amable y con taninos más suaves y dulzones; b) si bien es un vino intenso y corpulento, mantiene cierta frescura (5.8 de acidez), c) está mucho más equilibrado y d) está en un período de su vida que lo encuentra mejorando por la guarda en botella.
A este vino Wine Enthusiast, lo calificó con 91 puntos y Robert Parker, con 90 puntos.


Una excelente reunión, que permitió conocer la evolución de este vino a lo largo de los años, que es un clásico desde hace tiempo y que se destaca tanto en nuestro país como en el exterior.

Aquí se lo ve, sostenido por Nancy, con la botella que tiene una clara alusión a su creación:

“Dedicado a los Amigos”

 

 

 

NOVEDADES



Domaine Bousquet es una bodega que elabora vinos orgánicos en Gualtallary, Tupungato, una de las zonas más altas de Mendoza. Es una familia con cuatro generaciones de tradición vitivinícola, proveniente de la región de Carcassone, al sur de Francia. La bodega nació en el año 1997, cuando la familia adquirió 240 hectáreas de viñedos y en el año 2002 obtuvo su primera cosecha.
Recientemente ha presentado un nuevo espumante, llamado Domaine Bousquet Brut Rosé, elaborado con el Método Charmat a partir de uvas orgánicas 75% Pinot Noir - 25% Chardonnay, provenientes de viñedos propios, sitos a 1450 m.s.n.m., y que ya obtuvo 90 puntos de James Suckling, el que aclaró -en sus notas de cata- que “se trata de un vino espumante con muy buena expresión frutal y acidez intensa que refrescan el paladar”.
Es un espumoso que cuenta con un de bellísimo y elegante color cereza suave, o pálido, proveniente del Pinot Noir, que tiene muchas burbujas y muy persistentes (Aprox. $135).


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El  primer Desafío Federal que organiza Francisco Rivero Segura, se realizó en 2011, en torno al Malbec, en el restaurante “a puertas cerradas” Treinta Sillas, en el que se fijaron 30 cubiertos y 34 muestras diferentes de Malbec. En 2012, el fueron los Blends y en el restaurante Laurak Bat se reunieron 50 personas para degustar 49 etiquetas de diferentes regiones del país. En 2013, nuevamente con el Malbec, 90 degustadores pudieron disfrutar de 64 etiquetas de Alta Gama en una inolvidable noche en el Hotel NH Tango. En 2014 fue el turno de los Cabernet (Sauvignon y Franc), con 94 degustadores y más de 70 muestras de distintos lugares de Argentina. A fines de 2014 se realizó la primer cata a ciegas de Petit Verdot, y finalmente, en Junio de 2015 fueron 80 los Malbec degustados por más de 100 degustadores en el Hotel NH tango.
Para cerrar el 2015 la temática será la Bonarda Argentina. Una cepa prácticamente única en el mundo, adaptada maravillosamente a las distintas zonas de nuestro país y con una diversidad de estilos que la diferencia del resto. Será entonces un Mini Desafío Federal que se llevará a cabo el martes 1 de diciembre en UCO Restaurant y con 30 etiquetas de Bonarda de alta gama, divididas en 2 categorías según su precio sugerido de venta al público. Como siempre, la cata será seguida de una cena distendida acompañada por los mismos vinos, durante la cual se anunciarán los 6 preferidos de cada categoría.
- Pronto les contaré los resultados -

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La Bodega Antucura y Bodega Estancia Mendoza han llegado a un acuerdo estratégico, por medio del cual la segunda, amplía su desarrollo con la finca de unas 200 hectáreas, ubicadas en Vista Flores a unos 1100 metros de altura, que incluyen el Hotel Boutique, que he conocido en uno de mis viajes a la provincia de Mendoza y que cuenta con ocho lujosas y amplias habitaciones, una biblioteca con más de 8.000 libros en 8 idiomas, un microcine, obras de arte, salas de estar y de lectura, restaurante, piscina y un hermoso parque. Todo ello, de propiedad de Anne-Caroline Biancheri.
Bodega Estancia Mendoza constituye una unidad de negocio de Fecovita, uno de los grupos vitivinícolas más importante del país.
Por su parte, Anne Caroline Biancheri (en la imagen), propietaria de Antucura, explicó que la bodega que representa ampliará sus instalaciones con el objetivo de profundizar su presencia en los mercados de vinos Premium a partir de una expansión de su capacidad instalada y gama de productos, que ya es muy, pero muy buena.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




¡¡¡ Un excelente lugar para tener en cuenta en esta época de festejos !!!

(se puede consultar por menús especiales)

 

 

 

   

CORREO DE LECTORES


Un habitual visitante de esta sección apuntó:
“Coincido con la imagen … Y muy buena su redacción amigo !!! ....Yo también habría pensado que la escritura correcta sería menúes.”
Es un error común, como otros, debido a que la lengua castellana -con sus vueltas- llama a confusión muchas veces.
Lo de la imagen es, fundamentalmente, por respeto a las víctimas, pero también porque adhiero al deseo de la comunidad internacional en el sentido que nadie quiere que este tipo de situaciones no se repita. A esta altura creo que puede decirse que es una guerra y nadie puede querer que prospere un conflicto y menos de esa magnitud..

Otro asiduo visitante de este correo de lectores, me dijo:
“Alejo el añejo no deja de sorprender. Además de una cátedra de vinos, se suma un espacio: gramática. A tu salud. Este sábado pasado abrí una botella de Graffigna Pinot Grigio. Un vino con taninos suaves, buen equilibrio entre lo frutado y la acidez y agradable final.”
El vino blanco tiene muy poca carga tánica, debe aludir a una acidez equilibrada.

Un amigo me preguntó si no se dice:
“Manissshero”
Si … se suele decir así.

 Hasta la semana próxima, mientras tanto les deseo
que tomen buenos vinos, después del cierre del comicio.

--- Alejo ---

“el añejo”

Anteriores

2017

2016

2015