Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XV - NUMERO 44


AÑO XV - NUMERO 44

(15.11.15)


Hola mis queridos Wine Lovers:


 

 

 

 

Una imagen vale más que mil palabras.

 

 

 

 

 

 



VINOS

 

En estos días, especialmente, en la cena de mi cumpleaños, tomamos el Conquista, OAK CASK, Malbec Cosecha 2013, que resulta un excelente vino con un precio moderado.
Se trata de un vino de Pancho Lávaque, con quien he compartido un par de cenas y eventos. Está graduado de Viticultor & Enólogo en la Universidad de Davis, California, Estados Unidos. Es parte de la 5ta. Generación en la dinastía Lávaque que comenzó con su tatarabuelo que empezó a producir vinos en 1889, Don José Lávaque, nacido en el siglo XIX se instaló en Cafayate. De sus cinco hijos don Felix fue el que heredó la pasión, a quién le siguió Gilberto que adquirió viñedos en San Rafael; luego Rodolfo F. Lávaque (fallecido hace poco más de un año), desarrolló el negocio significativamente. Pancho no es ajeno a esa pasión y lleva adelante varios proyectos, como el de los vinos Vallisto, junto a Marcelo Pelleriti.
El vino en comentario se elabora en la Bodega Monteviejo, que regentea Marcelo Pelleriti, por lo que con esa “yunta” el vino no podía ser sino excelente.
Tiene una presentación delicada y elegante. En la copa se muestra de un color rojo intenso y unas suaves piernas. En nariz propone aromas a frutas rojas entre las que se destacan la ciruela madura, cereza, frambuesa y un dejo de vainilla, chocolate y ahumados. En boca tiene un ataque dulzón y amable para luego correr con cuerpo entre medio y grueso (13.5°), taninos suaves y redondos que lo hacen un vino muy agradable, gentil y sabroso, con un final delicado. Muy recomendable (Aprox. $ 100).
Estos vinos son distribuidos por Helénica Group (www.helenicagroup.com.ar).

 

Ayer, en un simpático y agradable asado, sirvieron el Benjamín, un vino joven de la Bodega Nieto Senetiner

Con la clásica picada tomé el Benjamín Chardonnay, Cosecha 2014, que es un vino de un color amarillo medianamente intenso, brillante y cristalino, con algunos destellos verdosos. En nariz presenta aromas a manzana verde, ananá y banana, y en boca es fresco desde el ataque, con buen cuerpo y buena acidez, pero justa y equilibrada, lo que lo hace muy agradable.

Con la carne, que en mi caso fueron dos trozos de bife de chorizo cocinado en una pieza y cortado minutos antes de servirlo, tomé el Benjamín Malbec, Cosecha 2012, que es un vino de color rojo violáceo, con aromas a ciruelas y cerezas frescas y un dejo de frambuesa. En boca es agradable, con buen cuerpo y con un final amable.

Son vinos muy buenos en su gama de precio de unos $ 60. Pero el que más me impactó fue el chardonnay, al punto que cuando llegaron los espumantes preferí volver al chardonnay.

 

 

 

 

Unos días atrás, tuve la oportunidad de asistir a una reunión organizada por Cavas Rosell Boher, en el restaurante La Mar, ubicado en un hermoso edificio histórico en Arévalo y Nicaragua, en el barrio de Palermo, cuyo chef es Anthony Vázquez y que tiene sedes en distintas ciudades de Latinoamérica (Lima, Buenos Aires, São Paulo, Santiago de Chile, San Francisco, Bogotá, Panamá, Miami), y todas son lo que ellos llaman “cebichería” peruana. Son de Gastón Acurio, famoso desde la creación de Astrid & Gastón que suele recibir premios internacionales.

 

 


Allí nos reunimos un grupo de periodistas, Matías Torres García (Presidente de la firma), Carlos Oliva, Gerente Comercial y Miguel Weiskin a cargo de la prensa y difusión del reconocido emprendi-miento.

La idea de la reunión fue festejar y disfrutar, quizás una de las últimas veces (ya que sólo quedan unas pocas botellas), del espumante Rosell Boher Grand Cuvée Edición Limitada, 70 meses, que ha pasado setenta meses sobre borras, algo absolutamente original y novedoso.

 

 

 

Los primeros platos, ciertamente llamativos y originales, muy propios de la cocina peruana, fueron acompañados del Viñas de Narváez, Sauvignon Blanc, un vino excelente.
Como ya les conté hace unos tres años esta línea volvió mostrar un packaging llamativo, pues todos recordamos los anteriores envoltorios, de papel marrón claro (simil papel madera), muy llamativos en aquéllos años, pero totalmente superados por estos nuevos de Tyvek®  que es un revolucionario producto (traído al país por la firma Dupont), que para decirlo con palabras breves es “tela no tejida”, fabricada con fibras de polietileno de alta densidad, pero no tejidas sino comprimidas para formar una especie de tela extraordinariamente resistente que combina las ventajas del papel, la película y la tela. Conocí el producto cuando fui abogado de Panam (Panamérica de Plásticos), que distribuía  el producto de Dupont.
Obviamente, en esta aplicación proteje al vidrio y a la etiqueta, puede ponerse en una frapera y contribuye a mantener la temperatura, pero además, en el caso, tiene un diseño vistoso y distinto para cada cepa.
El vino tiene un color amarillo pálido y límpido, con tonalidades verdosas. En nariz presenta aromas a frutos tropicales de pulpa blanca, notas herbáceas, entre las que sobresale la ruda y un dejo de salvia y cítricos. En boca tiene un ataque muy fresco debido a su buena acidez y corre agradable, con volumen, joven y con un final interesante. Un muy buen producto de la cepa (Aprox. $ 70/80)

Con el correr de los platos, fueron varios, se fueron acercando las botellas del nombrado espumoso que nadie dejó de probar y de repetir, continuando con su bebida hasta los postres, lamentablemente me tuve que retirar porque al día siguiente tenía una audiencia bien temprano, lo que no me impidió seguir disfru-tando de la reunión y de la compañía.

 

FE DE ERRATAS


 

 

 

El DiamAndina, Chardonnay, Cosecha 2013, cuyo comentario hice en el Número 42 de este años, cuesta unos $ 88/90 y no $ 65/68, como señalé. El costo modificado no cambia la calificación -para su gama de precio- como un vino excelente.

 

 

 

  

ACLARACIÓN

 

Esta semana, varios lectores me dijeron que me había equivocado con la palabra “menús”, señalando que se escribe “menúes”.

Pues no: La correcta es “menús


Así lo define el Diccionario panhispánico de dudas, y el error ocurre porque los sustantivos y adjetivos terminados en “i” o en “u” tónicas o acentuadas, admiten generalmente dos formas de plural, una con “es” y otra con “s”, como manís o maníes, rubís o rubíes, ajís o ajíes, tabús o tabúes, jabalís o jabalíes, esquís (esquís o esquíes). La forma culta suele preferir la primera: bisturíes, carmesíes, tisúes o tabúes.
Sin embargo, en el caso de menú, en el diccionario mencionado (2005), dice: El plural asentado en la lengua culta es menús …  Se desaconseja el plural menúes.
Así, algunos vocablos forman el plural sólo con “s”, como vermú (vermús), champú (champús), popurrí (popurrís). En este grupo está menú.
Por otro lado, en coincidencia, los sustantivos que terminan con una vocal átona (que no lleva acento), o con “e” acentuada forman plural con “s”, como tribu (tribus), café (cafés), casa (casas), dandi (dandis), teléfono (teléfonos).

 

NOVEDADES


El destacadísimo enólogo José “Pepe” Galante, fue homenajeado por sus cuarenta cosechas.

“El Conocedor” elaboró este presente que fue entregado por José Hernández Toso, otro destacado winemaker.

Se reconoce, de esta manera la trayectoria de un grande de la enología argentina.

Después de estudiar en la Facultad Tecnológica de Enología “Don Bosco” de la Universidad Juan Agustín Maza, trabajó en Bodegas Esmeralda (que en ese momento formaba parte del grupo Catena). A los 26 años se convirtió en jefe de enología de Catena Zapata. En los 90, viajó a Estados Unidos a trabajar un mes en Simi Winery junto a Paul Hobbs,

En el 2010, se incorporó a Bodegas Salentein como Chief Winemaker, asumiendo el desafío de obtener los mejores expo-nentes de los viñedos que la Bodega posee en Valle de Uco.


¡¡¡ Felicitaciones a Pepe, a quien  tuve el gusto de ver esa noche !!!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

 ¡ Un lugar para tener en cuenta en esta época de festejos !

(se puede consultar por menús especiales).

 

 

 

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Grill Dandy inauguró su parrilla reconvertida a un nuevo concepto de "Comfort Food" que ofrece preparaciones simples y familiares, respetando una alternativa sencilla y sin pretensiones, que evoca la cocina del hogar y los sabores tradicionales, como el placer de los gustos simples.
La carta está compuesta principalmente por las carnes características del país y elaboradas por los “grillers”, expertos en cocinar a la parrilla.
Se completa, según me dicen, con porciones abundantes, precios accesibles y el servicio ágil.
Av.  Figueroa Alcorta 6464, Buenos Aires.

 

CORREO DE LECTORES


Un estimado lector me dijo:
“Estimado Alejo, hago honor a tu constancia para llevar adelante "La Columna del Vino", realmente es un logro. En otro orden de cosas te digo que, antes de probar el champagne que tiene en mano Lilly, vaciaría media botella en …”
Censura

Un viejo tomador apuntó:
“Siempre dije que me gustaba el champagne.”
A mi también …

Otro amigo señaló:
“Alejo: Con la foto que pusisite creo que estoy de acuerdo con Lilly Bollinger … Y más si lo tomase con esa dama.”
Y … con esa dama … siempre …

Un estimado colega me dijo:
“Que gringo cariñoso Langley. Si vos o yo llamáramos así a nuestras wifes (Urraca)nos cortarían las bolainas con una gillette oxidada para que muriésemos de tétanos !!!
Y … si.

Un estimado navegante me preguntó:
“Alejo: El sábado pasado en un cumpleaños perfectamente organizado; al momento de sentarnos a comer la entrada nos sirvieron vino blanco para acompañarla. Yo me negué a beberlo y mi mujer me hizo notar que era un rechazo al anfitrión, quien me autorizo a pasar al tinto directamente. Al despertar al día siguiente todo fue claro Yo no bebo vino blanco porque tengo la creencia que además del alcohol tiene un porcentaje de azúcares más elevado que los tintos ¿Es así;  o es una tara personal?”
¡¡¡ Parece más lo último !!! Salvo los vinos dulces, los blancos no tienen más azúcar ni alcohol que los tintos. Lo normal es que vayan de 12,5° a 13,8° y muy poca azúcar. Los endulzados o hechos con uvas de cosecha tardía o muy sobremadurada tienen más azúcar, porque cuando la uva se pasa de maduración pierde agua, se pone como “pasa de uva”, y proporcionalmente (en un mismo peso), habrá más azúcar que cuando tiene maduración oportuna. Una de dos: o tiene más alcohol (hay vinos de 16° y hasta de 16,5°), o tiene más azúcar.
Ahora: fue un buen cumpleaños  … había blanco para la entrada y tinto para el principal.

Hasta la semana próxima, mientras tanto les deseo
que tomen buenos vinos, después del cierre del comicio.

--- Alejo ---
“el añejo”

Anteriores

2017

2016

2015