Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XV - NUMERO 31


AÑO XV - NUMERO 31

(16.08.15)


Hola mis queridos Wine Lovers:


 

 

 

Laura Branigan

 

 

 

 

 

 

Laura Branigan (Nueva York, 1952 - 2004), fue una cantante y actriz estadounidense de ascendencia irlandesa e italiana que se hizo popular con su versión de la canción Gloria del italiano Umberto Tozzi, por la que recibió su primera nominación al Grammy.
Sus hits más conocidos fueron Self Control, Solitaire, The Lucky One, Spanish Eddie, How Am I Supposed to Live Without You ? (conocida por la interpretación de Michael Bolton), y The Power of Love,  que ha sido un éxito para intérpretes como Jennifer Rush y Celine Dion. Lamentablemente murió a los 47 años a causa de un aneurisma cerebral.

 

VINOS

 

En estos días probé el Conalbi Grinberg, Grand Cru, Malbec, Cosecha 2013, que proviene de la firma homónima de propiedad de Pablo Conalbi y Sergio Grinberg, sita en Maipú, Mendoza, donde tienen la llamada Casa Vinícola, de la que les hablé hace unos años, inserta en un pequeño viñedo, esencialmente de ugni blanc,  y -además- cuentan con viñedos en otras partes de dicha provincia, con cuyas vides elaboran vinos de altísima calidad y en pequeñas producciones.
Sus líneas son los Conalbi Grinberg Malbec, Cabernet Sauvignon, Ugni Blanc y Merlot, del cual tengo un grato recuerdo. El Duetto, que es un blend de malbec. EL CG Grand Reserve. Y el del comentario de hoy.

 

 

 

En el caso se trata de un vino que comienza por una elegantísima y llamativa presentación, en un botella alta y estilizada, con una etiqueta pequeña coronada por un escudo metálico muy distinguido.
Es un varietal puro elaborado con uvas del Valle de Uco de un viñedo de 80 años, que en la copa se muestra con un color llamativamente violáceo, algo más rojizo en los bordes de la copa. En nariz se destacan sus aromas a frutas rojas maduras, como en mermelada, además de notas florales y toques de vainilla, cacao, y algo de especias. En boca tiene un ataque dulzón y luego sigue con buen cuerpo y taninos presentes, pero suaves, dulzones, aterciopelados, redondeados por su paso durante dieciocho meses por barricas de roble francés de segundo uso, complementándose con las sensaciones frutadas en perfecto equilibrio con la acidez y el alcohol (14,5°), para conformar un vino complaciente, seductor y delicado, que termina con un final largo y distinguido. En definitiva hablamos de un vino soberbio (Aprox. $ 1000).
Puede adquirirse con importante descuento solicitándolo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  (www.conalbigrinberg.com).

 

El sábado pasado, en uno de mis restaurantes preferidos, Casa Coupage, probé el Mar y Pampa Chardonnay, Cosecha 2014, que elabora el emprendimiento homónimo, basado cerca de Chapadmalal, en la Estancia Santa Isabel, ubicada a escasos cinco kilómetros del mar. Recuerdo que visité la zona (no pude entrar), hace unos cinco años, ya que Daniel Pi chief wine maker del Grupo Trapiche me había hablado de sus planes que junto con Marcelo Belmonte, Gerente de Agronomía, había pergeñado en virtud tratarse de un lugar lluvioso y frío, más parecido a otras regiones vitivinícolas (equivalente a  Nueva Zelanda o algunas zonas del oeste de Francia), más que a nuestras tierras secas y soleadas (como Mendoza San Juan Salts, etc.).
Por tal motivo allí se empiezan a cultivar uvas principalmente blancas: Albariño, Chardonnay, Gewürztraminer, Riesling y Sauvignon Blanc. El Pinot Noir es la única tinta.
En el caso, se trata de un vino que tiene una llamativa presentación, como lo muestra su etiqueta y que se muestra en la copa con un color amarillo pálido y con alguna suave tonalidad verdosa. En nariz ofrece suaves aromas típicos a frutas tropicales de pulpa blanca, como acaramelados, con algo de cítricos y no-tas minerales, además de un dejo de vainilla y frutas secas, producto de un cierto paso por barricas de roble francés. En boca tiene un ataque fresco debido a su buena acidez, y luego se lo siente carnoso, mantecoso, que deja un final meloso. Todo lo cual conforma un vino excelente (Aprox. $ 130/150).

 

Este fin de semana me animé con un Finca Las Moras Barrel Select Malbec Cosecha 2014, que es un vino 100 % malbec, elaborado con uvas del Valle de Pedernal a 1350 mts. de altura y muy agradable.
Como se ve en la imagen la presentación es más que interesante y el vino se muestra, luego, en la copa con un color rojo oscuro con tonalidades violáceas y piernas aceptables (13,5°). E nariz propone aroma a frutas rojas algo maduras entre las que sobresale la ciruela con algo de frambuesa y notas de vainilla y chocolate como producto de su paso -según indica la bodega- de doce meses en barricas nuevas de roble francés y americano, quizás algo de canela, completando cierta complejidad aromática. En boca tiene un ataque dulzón y luego corre muy amable, con taninos redondo y -vale repetirlo- dulzones, suaves y redondos, con muy buen equilibrio entre la fruta, el alcohol y la madera, al punto que no parece que haya pasado tanto tiempo, todo el vino en barricas nuevas. Es muy agradable (pH 3.55), y llega a un final complaciente, agraciado y delicado. Muy, pero muy buenos en el orden de los $ 90/100.

 

 

SAN MARTÍN

 

El 17.08.15 se cumplen 165 años de la muerte José de San Martín, por eso resulta oportuno recordar una de sus hazañas, como fue el cruce de los Andes y, con ella, alguna referencia al vino.

En 1605 se realizó el primer cruce de Los Andes por un ejército: eran 1.000 soldados españoles con destino a Chile y el menú que se dispuso, para soportar las rigurosas condiciones, estaba basado en carne, pan y vino.

Algo similar programó San Martín (dos siglos después), para abastecer a 5.000 hombres, durante los veinte días que duraría el cruce de la cordillera -con alturas de 4.000 metros y fríos de 14° bajo cero- y luego combatir. Cuenta el General inglés William Miller (que acompañó la expedición como “cronista”), que San Martín -que era un amante del vino- cargó 113 mulas con 1.000 cajones de vino, de manera que cada soldado tuviera una ración de una botella diaria. La dieta incluía carne bien sazonada con pimienta, maíz tostado, galleta y gran cantidad de cebolla y ajo. Estos últimos para combatir el apunamiento o “soroche” (la imagen es de www.voie.com.ar)

Se supone que el vino que llevaron fue el carlón, algo ligero y aguachento que solía tomarse en aquella época y que se hacía con uvas locales, criollas y negras (hasta fines del Siglo XIX que se comenzaron a utilizar las uvas de origen francés). Dicen que se denominaba de esa forma porque lo hacían los colonos oriundos de San Lucar de Barrameda, Cádiz (puerto de donde salieron la mayoría de las expediciones -salvo el Puerto de Palos de donde partió Colón- hacia América).

El inglés John Miers pasó por Mendoza en 1819 y describió cómo se hacía el vino allí, en esa época. Destacó, en primer lugar, que las cepas estaban plantadas con una separación de cinco piés, con otro tanto de alto, con cuatro ramas (dos a cada lado), y que eran soportadas por varas horizontales soportadas por horcones verticales. Cada cuadra (sic) tenía unas 1.500 plantas y diez plantas producían una arroba (26 litros) de mosto.

 

Señaló que la mayoría de las uvas eran de la variedad negra y que la tierra era irrigada por canales. Mencionó que los esclavos se ocupaban de recoger las uvas y luego se ocupaban de pisarla para obtener el jugo de los frutos que se depositaba en cántaros que se llamaban tinajas, que eran de barro ferruginoso de color rojo untados con asfalto cordillerano. Cuando el mosto alcanzaba el grado de fermentación deseado se sellaban las bocas de las tinajas con madera y arcilla. Remarcó que parte del vino era hervido hasta alcanzar la consistencia de un licor que se añadía al mosto antes de la fermentación.   
Finalizó diciendo que el vino -blanco y tinto- elaborado para los mendocinos era excelente y que con un poco de cuidado en su preparación podrían producir vinos tan buenos como en cualquier otra parte del mundo: ¡¡¡ No se equivocó !!!

(Fuente: Rev. Todo es Historia)

NOVEDADES

 

 

La más que centenaria firma Bodegas López, lanzo su López Sauvignon Blanc, Cosecha 2014 con tapa a rosca.

Me parece una decisión acertada, puesto que dicha tapa va muy bien con los vinos blancos jóvenes y frescos, otorgando –además de la hermeticidad- practicidad.

Por otra parte, la última vez que tomé ese vino fue cuando almorcé en la Bodega en Noviembre del año pasado y estaba espléndido, como asimismo con una excelente relación precio calidad (en ese entonces $ 37, en góndolas).

 

 

 

 

 

 

 Está on line la nueva página web www.columnadelvino.com.ar que contendrá la reproducción de los newsletters semanales, de los comentarios sobre bodegas (visitas o presentaciones), y de los comentarios sobre restaurantes.

También se puede acceder por la vieja www.lacolumnadelvino.com.ar

 

 

 

 

 

JUAN MANUEL FANGIO: Quíntuple Campeón Mundial de Fórmula 1, le decían “El Chueco” y es uno de nuestros ídolos más queridos. Resulta curioso que el 17 de julio pasado se cumplieron 20 años de su muerte y se dispuso la exhumación de su cadáver a fin de realizar un examen de ADN para  acreditar la eventual filiación de Rubén Vázquez, de 72 años, y de Oscar César Espinosa, más conocido como Oscar "Cacho" Fangio, de 77 años (también ex corredor de autos de carrera).

 

 

 

CORREO DE LECTORES


Un amigo me dijo:
“Me enamoré de Diana Malova … en fin… Pasando a lo que nos compete (la bebida) probé el Aguamiel hace relativamente poco, cuando estuve en Merlo, San Luis. Lo venden generalmente como productos regionales, es muuuuy rica, y cada vez que puedo me traigo una botellita y la tomo de a poquito, en vasitos de licor.”
Si, es muy agradable, y algo distinta a lo que estamos acostumbrados.
   

Otro viejo amigo, señaló:
“Salú, caro Chapaleo !!!, que belleza Dianita!!!, se tienen que convencer que la desaparición de la URSS, generó este cambio, eslavas de cara de hormigón con pómulos de hierro, por estas bellezas que nos ofrecen ahora los rusos, EN CUALQUIER ACTIVIDAD !!!, del Beach volley, ya está todo dicho (y visto) …”
Correcto.

 


El viejo melómano apuntó:
“Las Wilson era muy lindas cuando jóvenes, pero aún viejitas siguen cantando muy bien …”
Cierto.

 




Un buen tomador, interesado por las novedades me preguntó:
“Alejo, he visto algunos de los vinos que mencionaste en el Desafío Federal, pero no recuerdo los precios. Por ejemplo, el Hey Malbec lo vi y me llamó la atención la etiqueta, aunque me pareció una extravagancia y, porqué no, un vino ordinario. Ahora que vos decías que es tan bueno lo probaría. El Tomero Reserva también me interesa y al Altocedro que he visto algunas veces ¿ cuáles son sus precios ?
En el mes de mayo, que fue cuando se llevó a cabo el Desafío, costaban: Hey Malbec $ 160, Tomero Reserva $ 200 y el Altocedro $ 480. Agrego: República del Malbec $ 600, Altupalka $ 480, Tempus V.E.Ro. $ 750, Malma Universo $ 275 y Piatelli $ 210.

 


Una amiga me dijo:
“El Casa Boher estaba excelente y la pizza ¡ESPECTACULAR!”
Se agradece.

 

 

 

 

 

 


La semana volveré a estar con ustedes, mientras tanto les deseo que tomen buenos vinos

--- Alejo ---
“el añejo”

Anteriores

2017

2016

2015