Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XVI - NUMERO 48


AÑO XVI - NUMERO 48

(18.12.16)


Hola mis queridos Wine Lovers:

 

 Como está terminando el año, debo cumplir con las damas …

Jake Gyllenhaal

Jacob «Jake» Benjamin Gyllenhaal (Los Ángeles, California, 19.12.80), es actor y productor de cine, hijo del director Stephen Gyllenhaal y de la guionista Naomi Foner. Su hermana Maggie también es actriz

 

 

 

 

VINOS



En el Restaurante Jacarandá, mi preferido de Caballito, el viernes pasado tomé un Navarro Correas Malbec, Reserva, Cosecha 2015, que se elabora con uvas de tres parcelas que aportan diferentes notas y que se encuentran en La Consulta (San Carlos, Valle de Uco), Los Árboles (Tunuyán, Valle de Uco) otorgando notas minerales que aportan frescura, y Agrelo (Luján de Cuyo). El vino parte de una elegante presentación y se muestra en la copa con un color rojo violáceo, apropiado para el varietal. En nariz predominan los aromas a frutas rojas, entre las que sobresalen la ciruela, la cereza, la frambuesa y algunas notas florales y a pimienta, con un suave dejo de vainilla. En boca, tiene un ataque agradable y después corre con buen cuerpo, taninos bien presente aunque dulzones y con buen equilibrio entre alcohol, la acidez y la madera, para dejar en claro que se trata de un muy buen vivo (Aprox. $ 200)

 


La Semana pasada probé el Navarro Correas, Pinor Noir, Colección Privada, Cosecha 2015, cuya presentación resulta llamativa por contar con una vistosa ilustración de arte moderno de Milo Lockett. En la copa luce con un color rojo rubí bastante oscuro para la cepa y en nariz ofrece aromas a fritos rojos y negros, notas de especias y un suave dejo de vainilla, debido a su paso (40 % del vino), por barricas de roble -probablemente de segundo uso- durante doce meses. En boca tiene un ataque amable, apenas seco y luego corre con cuerpo ligero, taninos redondos y, general, muy agradable. En definitiva un buen vino (Aprox. $ 150)

 

   
Hace unos días vi en una góndola esta etiqueta de este vino que hace que hace dos o tres décadas era muy distinguido y se llamaba Castel Chandon. Hoy, simplemente Castel, y se lo puede conseguir por unos $ 60/65 aproximadamente.
Su presentación es elegante, en lo copa muestra un color amarillo medianamente intenso y desprende suaves aromas a frutas tropicales. Su composición no se indica en la etiqueta, pero debe tener principalmente chardonnay con algo de semillón y quizás alguna cepa más, en minúscula proporción. En boca es fresco, agradable y sin destacarse es muy amable hasta su final.
Un vino correcto, con buena relación precio calidad.

 
Enrico Tittarelli nació en 1882 y en 1900 llegó a Buenos Aires. En 1915 compró tres hectáreas en la localidad Los Campamentos, en el departamento Rivadavia y allí comenzó la historia de su empresa. Hoy tiene una capacidad para 9.000.000 de litros, por eso el Don Enrico Tittarelli, Roble, Cabernet Sauvigon Cosecha 2103 que tomé en éstos días lleva ese nombre.
Tiene una elegante presentación y se muestra en la copa con un color rojo oscuro con tonos azulados. En nariz propone aromas frutas rojas y negras, y tenues notas de ahumados, especias y chocolate. En boca tiene una entrada amable y luego corre con cuerpo medio (13.5°), pero da una sensación de robustez y estructura a partir de taninos intensos, ligeramente redondeados por el paso del 60 % del vino por barricas de roble francés y americano. Su personalidad le da un final vigoroso y persistente. Muy bueno en su gama de aproximadamente $ 100/110.
La imagen es de la bodega pero de una añada anterior, muy similar a la actual.

 

FINCA LA CELIA


El pasado 30 de noviembre tuve el gusto de participar en un almuerzo en el que la Bodega La Celia, presentó alguno de sus nuevos vinos en lo que podría decirse, constituye un nuevo empuje de sus marcas y etiquetas, siempre de alta calidad. La reunión se hizo en el conocido y destacado restaurante Pura Tierra del conocido chef Martín Molteni y constituyó un marco ideal que albergó a unos treinta periodistas y algunos representante de la firma como Sebastián Ríos Dempster, Ing. Agrónomo y Gerente General en Argentina de CCU (firma titular de la bodega), Andrea Ferreyra, enóloga de la bodega y Marcelo Ortega, encargado de ventas a vinotecas y cuentas especiales, a quien conocía desde hace muchos años.

Con el primer plato y las primeras copas Sebastián Ríos (izq.),  explicó muy bien la tendencia actual de la Bodega de reconquistar el mercado interno, dedicando esfuerzos a lograr un mayor equilibrio en la venta externa e interna y pensando en algunas novedades en sus líneas.

Comenzamos con charcuterie de conejo, que fue acompañada del Eugenio Busto, Leyenda, Malbec, que resultó un vino agradable, con un breve paso por roble (americano y francés), del 60 % del vino, lo que dejó al descubierto la fruta, propia del varietal. Tiene un color rojo oscuro con tonos violáceos casi negros y en nariz ofrece intensos aromas frutados, entre los que sobresalle al ciruela madura, y ciertas notas de la madera. En boca tiene un ataque intenso, debido a sus taninos bien presen-tes, pero amables y suavemente dulzones y corre fluido hacia un final persistente.
← Andrea (la Winemaker), fue detallando las características de cada vino y respondió amablemente todas nuestras preguntas.


Siguió una molleja cocida al horno de barro, que fue maridada, con el Pioneer Cabernet Franc, Cosecha 2014, que comenté hace unas semanas y que pasa diez meses en contacto con roble francés y americano (sólo el 80 % del vino). Tiene un color rojo oscuro con tintes púrpura, aromas a frutas rojas maduras, como la cereza, la ciruela y la guinda, algún toque minerales y de notas de vainilla y café. En boca tiene mucha personalidad, es intenso y corpulento (14,5°), pero en general muy agradable (pH 3.5), con taninos redondos y amables. Excelente (Aprox. $ 200)
Aunque no lo tomamos en esta ocasión, me gusta mucho el malbec de esta línea.
A continuación se sirvió un raviolón de roasbeaf en jugo de carne con vegetales (al horno de barro), que fue acompañado por el La Celia Reserva Malbec-Cabernet Franc, Cosecha 2014, con menos contacto con madera (60 % durante no más de ocho meses), pero dando uno de esos resultados en el que el blend supera a los vinos individuales. Excelente y con una magnífica relación precio-calidad (Aprox. $ 150).



El principal (si los otros no lo eran), fue cordero patagónico, berenjenas y tomates, que fue servido junto con el La Celia Heritage Malbec (creo que era Cosecha 2012), elaborado como un Single Vineyard Malbec, a partir de uvas de parcelas especialmente elegidas y con una crianza del 100 % del vino, durante doce meses en barricas de roble francés de primer y segundo uso. Su presentación es muy distinguida y en la copa se muestra con un color rojo violáceo, con buenas piernas, ligeramente coloreadas. En nariz propone aromas a frutas rojas maduras, como en mermelada, alguna nota floral y toques de vainilla, chocolate y ahumados. En boca tiene un ataque dulzón y luego corre con muy buena estructura, con taninos intensos pero redondeados por la crianza y la guarda, con buen equilibrio y elegancia, para redondear un vino sabroso, que llega a una cola opulenta, persistente y cautivante, de esas que invitan a tomar otra copa. Excelente (Aprox. $ 600/700). ¡¡¡ Vinazo !!!

 

 

Y en un magnífico clima de cordialidad que permitió conversar con amigos, como Marcelo Ortega y Gustavo Precedo que me acompañan en la foto y muchos más que fueron convocados, nos fuimos, agradeciendo la atención, los buenos vinos y la excelente comida, pero también me llevé la convicción de que La Celia está resurgiendo con nuevos bríos y que pronto todos disfrutaremos de sus vinos, que son muy atractivos en todas sus gamas.

 

 

NOTICIAS


 

Cuatro excelentes oportunidades para no cocinar, comer bien y divertirse
Nochebuena, Navidad, Fin de Año y Año Nuevo



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La semana pasada Wine Spectator publicó los que fueron, a su criterio, los 10 mejores vinos de 2016.
El Nro. 1 fue el Lewis, Cabernet Sauvignon de Napa Valley, Cosecha 2013, calificado con 95 puntos.
Según cuenta la Revista, este producto fue hecho por Randy Lewis, ex piloto de carreras, hasta que se estrelló en Indianápolis (en 1991), y decidió convertirse en winemaker, junto a su esposa Debbie. Después de muchos años de trabajo, su mayor triunfo llegó este año, con el lanzamiento del vino en comentario. Debbie, de 72 años y Randy, de 71 años, conducen la bodega, desde 1994, aunque el hijo de Debbie, Dennis Bell (54), es el Presidente y Josh Widaman (37), supervisa la elaboración del vino.
Sus vinos se caracterizan por una opulencia que proviene uvas muy maduras y de taninos densos y pulidos. En el caso se trata de un vino extraordinariamente elegante y refinado con gran volumen y profundidad, con notas de ciruela, mora y grosella, además de las notas que provienen de la madera.

Me llamaron la atención, dentro de los TOP 10, los siguientes:
02. El Domaine Serene Chardonnay, Dundee Hills Evenstad, Reserve, Cosecha 2014, con el mismo puntaje, que es un Chardonnay de Oregon, tanto por la cepa que alcanza el segundo puesto, cuanto por la zona.
07. El séptimo que es el Ridge Monte Bello, Santa Cruz Mountains, Cosecha 2012, porque es de Santa Cruz Mountains, California y porque es un assemblage de Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc and Petit Verdot. Obtuvo 94 puntos.
10. El décimo que es el Hartford Family, Zinfandel Russian River Valley, Old Vine, Cosecha 2014, calificado con 93 puntos, ya que si bien la zona suele producir grandes vinos (Sonoma, California), se trata de un Zinfandel que no suele alcanzar los pri-meros lugares. En el caso, la descripción va en línea con esos vinos corpulentos y robustos, diciendo que es “Rechoncho y carnoso, con un núcleo denso de taninos y acidez viva. Aromas de frambuesa negra madura, anís y cereza negra ligeramente en mermelada, arándanos y pimienta ahumada.”

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En estos días murió John Glenn.
John Herschel Glenn Jr. (01.07.21 - 08.12.16), fue un piloto militar, astronauta y político estadounidense.
Fue piloto de combate en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Corea, con cinco Distinguished Flying Crosses. Se retiró de los Marine Corps en 1965, después de 23 años en la milicia, con cerca de 50 medallas y premios.
Fue uno de los "Mercury Seven" el grupo de pilotos militares seleccionados en 1959 (por la NASA), para ser los primeros astronautas estadounidenses. En 1962, Glenn voló en la misión Friendship 7 (Amistad 7), o Mercury 7. Fue el tercer estadounidense en volar al espacio tras Alan Shepard y Gus Grissom, y el primero en orbitar la Tierra, en  tres ocasiones.
Se retiró de la NASA en 1964, y como miembro del partido demócrata, fue senador por Ohio desde 1974 hasta 1999. En 1998 volvió al espacio a los 77 años y hasta ahora, ha sido la persona de más edad en hacerlo. Fue el último miembro sobreviviente de los Mercury Seven después de la muerte de Scott Carpenter.

 

CORREO DE LECTORES


Un asiduo visitante de esta sección dijo:
“A Cindy se le perdona todo .... Y si acepta, podría darle clases particulares a domicilio......”
Y si, se le perdona todo

Después me preguntó:
“Estimado Alejo: Que hay de cierto en eso de que los vinos uruguayos son vinos de competición pero no son ideales para ser degustados??? Esto es, pensados para enólogos y especialistas pero no para simples mortales como quien esto escribe ...  En mi caso personal, prefiero algún muy buen tannat nacional antes que varios de la vecina orilla …”
No, ellos (los uruguayos y algunos argentinos que andan por ahí), están tratando de mejorar su nivel y lo han logrado, aunque están lejos de los nuestros. Coincido en que un buen  tannat del norte supera a los uruguayos.
Pero tienen algunas cepas que se destacan bastante como el albariño de Garzón -que está espléndido- y los sauvignon blanc que en cuatro o cinco años van a andar muy bien. Por otra parta había (en la expo que comenté), varios Cabernet Sauvignon que es una cepa muy adaptable o versátil, aunque me tenté con ese malbec que estaba buenísimo.

Una ex alumna apuntó:
“Si, Cindy no toma como corresponde la copa y altera la temperatura del wine ... But su belleza lo super compensa... jeje”
Hasta ellas lo reconocen …

Una amiga del interior, señaló
“Hola … Anoche leí La Columna, viste que no soy la única que toma mal la copa, sentí cierto alivio …”
Muy oportuna.

Otro habitual visitante de esta parte de La Columna apuntó:
“Te comento que este fin de semana le tocó a este vino. Agradable para tomar. Lo conoces?” (el vino era “PALA CORAZON”)
No lo conozco, pero le dije que me llamó la atención que en un finde de cuatro días tomara un solo vino.

En atención a la fecha y a las próximas navidades, un amigo, médico, navegante y buzo me dijo:
“Alejo: como sabés el Arbolito se arma el 8 de Diciembre”
Y acompañó la foto de su arbolito de navidad.

 

 

¡¡¡ Les deseo que tomen muy buenos vinos !!!

--- ALEJO ---

“El Añejo”

Anteriores

2017

2016

2015