Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XV - NUMERO 6


AÑO XV - NUMERO 6

(22.02.15)


Hola mis queridos Wine Lovers:


 

 

Buenos vinos a la luz de un Claro de Luna

Claro de Luna es la Sonata para piano N° 14, de Ludwig van Beethoven, fue escrita en 1801 y es una de sus obras más bellas y famosas, como Para Elisa, el 1er. Movimiento de la Quinta Sinfonía y la Novena Sinfonía (en especial la Oda a la Alegría)


 

 

 

 

VINOS

 

La Bodega Dante Robino, de la Familia Squassini, que se dedica tanto a espumantes como a vinos tranquilos (en dos establecimientos contiguos), ha incorporado a su línea de espumosos a su Gran Dante Brut Nature, de alta gama elaborado mediante el método champenoise, con un 50 % de Pinot Noir y un 50% de Chardonnay y veinticuatro meses )
Este nuevo producto tiene una excelente presentación y se muestra en la copa con un color amarillo ligeramente dorado y brillante, con burbujas pequeñas y persistentes, que forman una corona cremosa. En nariz propone aromas a frutas de pulpa blanca, algo de cerezas y notas de cítricos y frutas secas, con dejos de levadura y pan tostado. En boca es fresco agradable, con buena acidez y buen cuerpo y estructura (12,4°), que lo hace envolvente, armonioso, sabroso y elegante, para terminar en un final largo y amable. Muy bueno (Aprox. $ 260/280).

 

 

 

 

 

Como ya les conté, Brigitte y Philippe Subra vinieron de Francia en 1998 para radicarse en Mendoza, debido al trabajo de Philippe en una empresa del sector eléctrico de Mendoza en la que tra-bajó más de cuatro años. Luego decidieron quedarse en Argentina y crear CarinaE Viñedos y Bodega (CarinaE SA), en el 2003, con la intención de elaborar vinos de alta calidad a partir de uvas producidas en los viñedos que adquirieron con una vieja bodega que remozaron totalmente. Con el asesoramiento de Enorolland, con Gabriela Celeste a la cabeza, producen unas 150.000 botellas por año, en varias líneas y cuya sexta parte venden directamente en la bodega a los turistas y visitantes.


 

Hace unos días probé el Harmonie Syrah 2012 (que viene a reemplazar el Reserva), que traje en mi último viaje a Mendoza, por eso la fecha de la cosecha está enmendada, porque lo etiquetaron expresamente para mi.
Es un vino con la presentación clásica de la bodega y de la línea que en la copa se exhibe con un color púrpura oscuro e intenso y con muy buenas piernas suavemente coloreadas (15°). En  nariz ofrece aromas a frutas rojas maduras, especias y notas de vainilla y chocolate, como resultado de su paso por barricas de roble francés durante doce meses. En boca es muy agradable (pH 3.7), pese a ser un vino robusto y concentrado (rendimiento de 80 quintales por hectárea), y más aún por la cepa, vigorosa de por sí, por lo que puede decirse -sin hesitación- que es un vino muy amable, gustoso, apetitoso, que en todo su recorrido va dejando la marca de un buen vino, corpulento pero con taninos redondos y corre hacia el final con un muy buen  recuerdo. Un vino excelente (Aprox. $ 150), que se puedo comprar, por ejemplo, en Vinotecas Enogarage.
Los vinos de CarinaE son distribuidos en C.A.B.A, por Consultora Umami (www.consultoraumami.com.ar o This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.).

 

 

 

En estos días tomé el Fond de Cave, Malbec, Reserva, Cosecha 2012, que como todos los vinos de esta línea de la tra-dicional Bodega Trapiche nunca fallan y siempre tienen  una muy buena relación precio calidad.
En efecto, este vino, lanzado hace varias décadas, con una llamativa etiqueta, era sólo cabernet sauvignon y supo estar entre los mejores vivos del país. Luego la firma dividió la línea en dos, exponiendo los distintos varietales y los reserva (también varietales puros), para lanzar recientemente los espléndidos “Gran Reserva”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este caso, se trata de un vino con un color rojo violáceo, muy intenso, aromas a frutas rojas maduras, entre las que se destacan la ciruela, la cereza, la frambuesa y notas ahumadas y de vainilla y chocolate, debido a su paso, por barricas de roble francés durante quince meses. En boca tiene un ataque amable y luego corre agradable, con buen cuerpo (14,5°), completo y opulento, con taninos suaves lo que lo hace muy agradable y redondo, para terminar con un recuerdo largo y sedoso.
Muy bueno (Aprox. $ 90/110).

 

 

BODEGA ATAMISQUE


La Bodega Atamisque se encuentra en Tupungato, Mendoza, en el Valle de Uco. La estancia fue fundada por John Du Monceau y su esposa Chantal. El nombre proviene del arbusto Atamisque que ha crecido en la zona durante miles de años y muchos de ellos rodean la bodega. La inmensa propiedad, sita sobre la ruta 86 poco antes de Tupungato, posee árboles frutales, criadero de truchas, cancha de golf y unas cabañas para el turismo, así como un restaurante denominado Rincón de Atamisque. La bodega se ubica en un lugar que tiene una especia de depresión, de forma tal que puede decirse que está rodeada de un anfiteatro formado por los escalones que bajan hacia la entrada.
Los vinos se elaboran con uvas de viñedos propios (100 hectáreas plantadas), situados a 1.300 metros de altura y de pequeños viñateros (viñedos de 90 años) a quienes se les compra su producción.

 

Nos recibió Philippe Caraguel, el enólogo de la bodega, quien  muy amablemente nos contó sobre la historia y la actividad del emprendimiento y nos llevó a ver las modernas instalaciones, dotadas de tecnología de última generación.

 

 

 

 

 

Después nos llevó a la sala de degustaciones, amplia y con ventanales que permitía ver los alrededores, muy atractivos por cierto.

Allí pudimos disfrutar, en primer lugar, el champagne Philippe Caraguel, Extra Brut, que resultó espléndido, más que excelente. Cuenta con un licor de expedición formado por el cogñac Hennessy lo que le da un toque muy especial. Es muy agradable, redondo, interesante y complejo. Tiene un color amarillo dorado metálico, muy buenas burbujas, pequeñas y persistentes que forman una muy buena corona.
En boca es agradable, con la acidez justa, para darle frescura y vivacidad y se lo siente con una untuosidad que aparece después del ataque que lo hace muy sabroso y cautivante (aprox. $ 150). Más que recomendable.
Nos recibió Philippe Caraguel, el enólogo de la bodega, quien  muy amablemente nos contó sobre la historia y la actividad del emprendimiento y nos llevó a ver las modernas instalaciones, dotadas de tecnología de última generación.

 

 

Luego probamos el Serbal Viognier que como les he contado en otras ocasiones, es excelente en su gama, fresco, frutado, con buena acidez y cierta untuosidad en su final. Excelente para tomar como aperitivo (Aprox. $ 70/80)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pasamos luego al Catalpa Chardonnay, que resultó excelente, de los mejores que he probado, sobre todo porque además tiene una ecuación precio calidad inigualable. Se trata de un vino de color, amarillo dorado, con ligeros destellos verdosos, que tiene fuertes aromas a frutas tropicales, pera, durazno blanco, y un toque de vainilla debido a su paso durante diez meses por barricas de roble francés el 50 % del vino. En boca es completo, envolvente, untuoso, voluptuoso y muy agradable desde su entrada hasta el recuerdo. Excelente (Aprox. $ 140/150).

 

 

 

 

 

 

El Catalpa Cabernet Sauvignon, Cosecha 2012, siguió como el primer tinto y, como alguna vez les he contado es un vino intenso, completo, robusto, con taninos vigorosos pero redondeados por la madera (doce meses 50 % del vino), especiado con un ligero dejo de piracina y agradable en general. En boca tiene mucha personalidad y un recuerdo largo y persistente. Muy apropiado para acompañar comidas intensas.

Siguió un cabernet franc que todavía no está en el mercado y un cabernet sauvignon sin roble (ídem).

Terminando la degustación probamos el Atamisque Malbec, Cosecha 2012, que integra la línea superior de la bodega (junto con el blend, un chardonnay y un cabernet sauvignon), y pasa doce meses en barricas de roble francés el 100 % del vino. Se trata de un vino que excede el límite de la excelencia por su perfección que no deja arista alguna para la crítica. Un vino ele-gante, robusto pero amable, agradable en todas sus etapas (nariz ataque y recuerdo). E definitiva un vino soberbio (Aprox. $ 300)

Ya casi saliendo a recorrer la propiedad, probamos el Philippe Caraguel Extra Brut Rosado, que resultó tan bueno como el anterior, con las características propias del rosado. Merece destacarse que la bodega también produce el espumante Extreme, Cave Extreme y próximamente lazará el rosado

 

La recorrida nos llevó a varios lugares bellísimos que por razones de espacio no puedo volcar aquí.
Cuando llegamos al restaurante, pudimos conversar con el hijo del dueño, actualmente encargado de la mayoría de las actividades. Y después disfrutamos de un excelente menú con truchas del lugar en diferentes preparaciones (para la entrada y para el principal), y tomamos varios vinos pero se destacó el Atamisque Chardonnay que es tan bueno como el Catalpa Chardonnay aunque un poco más complejo

 

 

 

Y nos fuimos muy contentos de haber conocido este emprendimiento, que -entre otras cosas- produce vinos de excelente calidad. Agradecimos a Philippe por la atención dispensada y nos despedimos previo foto de rigor.

 

 

 

 

 

Restaurantes: CASA COUPAGE MENDOZA

- En mi viaje a Mendoza de fines del año pasado, “tenía” que ir a Casa Coupage Mendoza –


Como ustedes saben, Casa Coupage de Buenos Aires (Soler 5518, 4777.9295), es uno de mis restaurantes favoritos. Los propietarios, Inés Mendieta y Santiago Mymicopulo, ambos sommeliers con experiencia en el extranjero, crearon este res-taurante a puertas cerradas, en la zona de Plaza Italia, que fue donde conocí su trabajo (a ellos los conocía con anterioridad, por haber participado juntos en diversos eventos. Comenzaron allí hace diez años y hace unos cuatro años se mudaron al lugar actual, que visito muy seguido.

 

 

 

 

 



Pero el año pasado decidieron abrir un Casa Coupage en Mendoza y allí fue Inés y su novio italiano Michele Aretini (hoy están casados), que se dedica a la cocina, y abrieron las puertas en junio del año pasado, en la zona de Coquimbito, Maipú, manteniendo el modelo de bistró a puertas cerradas, en una vieja casona construida en 1904 ubicada en Carril Gómez al 3602 de Maipú al cual sólo se puede ir con reserva previa.

 

 

 


La casona, ubicada en una vieja bodega, conserva las características de una casa rural de principios del siglo pasado, lo que la hace muy pintoresca y tiene un hermoso parque que al mediodía es espléndido (tiene posibilidad de poner las mesa en la galería externa), y por la noche que fue cuando fuimos (por razones de agenda), disfrutamos de un ambiente acogedor, descontracturado, tranquilo, agradable y con la espléndida y amable atención de Inés.

 

 


El menú es similar al de Buenos Aires, aunque adaptado a la zona, debiendo destacarse que los mendocinos tienen sus propios gustos y modalidades que hacen que el lugar se adapte a los locales, por ejemplo: abre de lunes sábados al mediodía y sólo sábados por la noche (entiendo que ya deben estar abriendo también los viernes por la noche).

 

 

 


Demás está decir que se trata de la misma calidad que se brinda en Buenos Aires, aunque adaptada al lugar, por lo que si van a Mendoza no deben dejar de concurrir, incluso, para los habitantes de la ciudad de Mendoza este hermoso lugar representa una nueva oportunidad de disfrutar de un restaurante de alta calidad gastronómica y enológica, como pocos.

¡¡¡ No lo olviden y no se lo pierdan !!!

 

 

 

 

 

 

CORREO DE LECTORES


Un joven lector dijo:
“Muy buenas piernas las de esta semana Alejo … sos como los vinos … una tinta y otra blanca.”
¡¡¡ Va la morocha !!!



Otro amigo, de mediana edad, pero muy observador, apuntó
“¿ Qué gato ? ¡¡¡ Una pantera !!!”
Cierto.


Una amiga señaló:
“No Alejo, fotos tuyas no, bastan con las del Facebook, poné la de los actores esos que mencionaste. TODOS.”
Ehhh


Otro amigo (Diego Migliaro) expresó:
“Alejo, un placer como siempre leer tus reseñas, pero esta vez, además, un honor formar parte de ella …”
El placer fue mio por poder compartir su nota.


Un estimado colega, algo más joven, me contó:
“… este fin de semana tomé un vino que me gustó mucho, espero que no me digas que es un vino pedorro, como me decis a menudo, se trata del Las Perdices Pinot Noir, que me pareció muy suave y muy agradable …”
Coincido.


Otro colega me dijo:
“… me llamó la atención que le hayas pegado tan duro a un vino ... nunca te había leído una crítica así …”
No fue dura, fue correcta y respetuosa.

 

La semana volveré a estar con ustedes,
mientras tanto les deseo que tomen muy buenos vinos
.

--- Alejo ---

“el añejo”

Anteriores

2017

2016

2015