Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XV - NUMERO 48


AÑO XV - NUMERO 48

(20.12.15)


Hola mis queridos Wine Lovers:


 

 

 

 

Otra dama… ya preparada para el… brindis…


 

 

 

 

 

 

VINOS

 

Unos días atrás probé el Nicolás Granata, Malbec, Cosecha 2011, que es el vino top de la Bodega Carmine Granata de la que ya les he hablado varias veces y que sólo se hace cada cuatro años. En este caso sólo se elaboraron 4200 botella, a partir de uvas cultivadas en Las Compuertas, Lujan de Cuyo (a 900 metros de altura), en viñedos de 80 años, y con un bajo rendimiento por hectárea (50 qq), todo ello de la mano del enólogo Esteban Emilio Roldán.
El vino tiene una presentación muy elegante y distinguida, con una botella importante y se muestra en la copa con un color rojo rubí oscuro, que muestra los signos de la crianza, de veinticuatro meses en barricas nuevas de roble francés y exhibe, en los bordes de la copa, un color ligeramente atejado.
En la copa muestra un color rojo profundo con tonos muy oscuros, entre violáceos y negros y exhibe muy buenas piernas. En nariz permite apreciar aromas a frutas rojas maduras, como en mermelada, entre las que sobresalen la ciruela, higo, frambuesa y grosella, con algunas notas de frutos secos, vainilla y chocolate. En boca tiene un ataque dulzón, pero luego corre con mucha personalidad, taninos intensos aunque redondeados por el paso por madera y la guarda. Es corpulento (full bodied), carnoso, importante y va dejando sobre su final una sensación de llenar la boca y de cierta untuosidad que lo hace un vino sabroso, elegante y cuyas sensaciones persisten en su recuerdo cautivante, e incitan a tomar otra copa. Un vino soberbio.

(la imagen, de otra añada, es de la vinoteca Tierra Mendocina, Carlos Calvo 451 - San Telmo - 15-6166-3928, This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.).

 

Tres semanas atrás, estuve en una reunión realizada en el departamento de Henri Parent (hijo dela recordada Caterine Pere Verge), actual titular de la Bodega Monteviejo, sito en Puerto Madero.

Como les conté varias veces, Monteviejo fue la primera bodega del grupo Clos de los Siete, que se formó a instancias de Michel Rolland y su amigo Michel Arcaute (ya fallecido), que convocaron a siete personas (incluidos ellos), para comprar una importante fracción de terreno en el Valle de Uco con la idea de plantar viñedos y erigir bodegas. Desde el comienzo Michel y Caterine, eligieron al entonces joven enólogo Marcelo Pelleriti (en la imagen), para llevar adelante la supervisión técnica de la gestión enológica de la Bodega Monteviejo de la que Caterine era la titular. Con el tiempo, Marcelo se destacó sobremanera, tanto en el país cuanto en Francia, en donde con un vino que elaboró en uno de las Chateau de Caterine (la familia cuenta con Château Montviel, Château La Graviére, Château Le Gay y Château La Violette, en Pomerol), obtuvo 100 puntos en la calificación de Ro-berto Parker: La Violette.


El primer vino que se elaboró allí fue el Monteviejo Cosecha 2000, recodado por todos los enófilos, tanto por su novedad cuando por su calidad. Después la bodega lanzó otras etiquetas, como su participación en el vino Clos de los Siete, o sus destacados La Violeta, Lindaflor, Calipso, Petite Fleur, Festivo, etc.

Ese día, aprovechando el paso de Henri por Buenos Aires, reunieron a un grupo de personas, entre las que se contaban Dolores Barreiro y Matías Camisani, Rano Sarbach guitarrista, esposa e hija de Jaime Torres, los integrantes de Catupecu Machu, Joaquín Alberdi (famoso vinotequero), Santiago Mymicopulo (titular del Restaurante Casa Coupage), Ramiro Rodriguez Pardo (eximio chef), Emilio Garip (dueño del Restaurante Oviedo), Antonio Soriano (dueño del restaurante Astor), y el suscripto, entre otros, con el fin de realizar una cata (o degustación), vertical de este vino.

 

El primero fue el 2004, que resultó espléndido y creo que fue el que más gustó a todos los presentes. Impactó porque estaba vivo, elegante, amable, redondo, equilibrado, en fin … un vino soberbio.
Pasamos al 2005, muy bueno por cierto, al igual que el 2006 y 2007.
Luego sirvieron el 2008 que ya se denomina Lindaflor Blend, con algunas modificaciones en la vinificación, muy bueno también; para terminar con el Lindaflor Blend, Cosecha 2009, que después de una maceración en frío de 10 a 15 días, se microvinifica en barricas de roble francés, con rotación y bazuqueo (pissage o pigage), diario en forma manual, y con dieciséis a veintidós meses de crianza en barricas. Como otra novedad, se le ponen los racimos enteros, de manera que aporten frescura pero sin recurrir a la acidez.

En definitiva, todos más que excelentes, sobre todo el 2004, pero con una expectativa muy grande con el 2009, por la novedades apuntadas y por su juventud que nos llevan a pensar que en un tiempo (quizás cinco, o diez años como el 2004), será un vino soberbio, de los que sabe y acostumbra  hacer Marcelo.

 

Hace unos días volví a probar el Alto Uxmal Malbec, ahora Cosecha 2014, entusiasmado por su nueva etiqueta, que ahora porta una chapa, distintiva de la bodega y muy utilizada en vino de alta gama.
Recuerdo que cuando probé el 2012, comenté:
“…Alto Uxmal, Malbec, Cosecha 2012, que es un vino que elabora la bodega homónima que tiene buenos productos y que lo hace con uvas cultivadas en Tupungato a 1400 metros de altura, de ahí su nombre. Es un vino …  con una elegante presentación y con un color rojo rubí intenso y con tonos violáceos. En nariz ofrece aromas a frutas rojas como cereza, ciruela y guinda y alguna nota floral. En boca tiene un ataque amable y un cuerpo entre medio y grueso (13.5°), agradable (pH 3.8), pero sin estridencias. A mi manera de ver es un vino correcto pero que no justifica su precio de $ 150.” (Año XV – Número 35)
En este caso puedo decir que es un vino de color rojo rubí intenso, con tonos violáceos, que muestra juventud, aroma a frutas rojas frescas como ciruela, cereza, frambuesa, con muy poca madera, agradable, correcto, con cuerpo medio que le da cierto volumen, pero con alguna falta de personalidad, quizás por su tenor alcohólico bajo (13°), quizás por su suave acidez, pero en general, utilizando palabras de Jim Morrison, podría decir que “no enciende mi fuego”. En otras palabras, como la otra vez no justifica su precio.
(la imagen es de mercado libre).

 

 

VINO LA CABAÑA


Un par de semanas atrás concurrí a una cena en el destacado y tradicional Restaurante La Cabaña que, como saben es uno de mis preferidos, en especial en cuanto a carnes asadas se refiere. El motivo de la reunión era presentar el vino La Cabaña, con la asistencia de Dany Rolland, la “hacedora” del vino.
Me recibió, con la cordialidad de siempre, el dueño del lugar, Eduardo Gonzalez, con quien posamos para las primeras fotos.

 

 

 

Mientras esperábamos la llegada de los demás invitados, pudimos disfrutar del L’Argentin de Malartic, un rosado de la Bodega DiamAndes, y del exquisito Maryflor, Sauvignon Blanc de la Bodega Rolland, acompañados por los excelentes bocaditos que se preparan en la casa.

Unos minutos después llegó Dany y juntos posamos con el vino en cuestión.

Este Malbec “La Cabaña” se gestó en una charla entre Eduardo, Dany y Gustavo Paolucci (distribuidos de los vinos de Clos de los Siete), ya que este reconocido restaurante que este año celebra sus 80 años quería volver a contar con un vino emblemático de la casa, y eligió un malbec, elaborado por la reconocida enóloga Dany Rolland, propietaria junto a Michel Rolland de varios chateaux en Francia y una bodega en Valle de Uco, integrante del Grupo Clos de los Siete.

Se trata de un malbec de típico estilo Rolland, muy similar al Mariflor Malbec que elaboran en su bodega. Ha sido criado durante doce meses en barricas de roble francés, tiene un color rojo violáceo casi negro, con muy buenas piernas, ligeramente coloreadas lo que anticipa su buen cuerpo y alcohol (14,5°). En nariz se advierten aromas a frutas rojas maduras, como en mermelada, sobresaliendo la ciruela y la frambuesa, además de notas de chocolate. En boca tiene un ataque amable pero después muestra toda su estructura e intensidades, dejando la impresión de ser un vino corpulento, carnoso, con taninos importantes aunque dulzones y redondeados. Para terminar con un recuerdo fornido y sabroso a la vez que persistente. Excelente.
La Cabaña Malbec está disponible en el restaurante a unos $ 300 la botella, y para llevar algo menos $ 240, y por supuesto, está la opción de beberlo por copas.


La Cabaña Restaurante, como siempre, estuvo a la altura de la presentación del La Cabaña Malbec, con sus exquisiteces, preparadas bajo la supervisión del excelente chef Diego Moyano.

¡¡¡ Como para no perderse nada !!!

(www.lacabana.com.ar  This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.).

 

 

NOVEDADES


¡¡¡ Muy buena opción para pasar la Nochebuena !!!

Restaurante Puerto Cristal,
Avda. Alicia Moreau de Justo 1082 (Pto. Madero)
Reservas al 011.4331.3669, This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
www.puerto-cristal.com.ar

 

 

 

 

 

 


¡¡¡ Y magnífica cena de Fin de Año !!!

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En una nota vinculada al reciente homenaje a José Galante, por sus cuarenta cosechas, se citaba un párrafo de Pedro Marchevsky (con quien Galante trabajó durante 30 años en Catena Zapata), que decía:

“Muchos jóvenes amantes del vino desconocen la historia de la vitivinicultura y creen que la Argentina siempre produjo vinos de alta gama comparables al resto del Mundo. La verdad es que esto no es cierto, la vitivinicultura Argentina ha tenido una historia difícil con grandes crisis cíclicas y un desarrollo bastante aislado y autónomo del resto del mundo vitivinícola. Es así que en los años 80 era prácticamente imposible exportar un vino Argentino que fuera considerado como de Alta Gama. El estilo que tenían era muy oxidado, con gusto a madera vieja, color amarronado, sin fruta, muy livianos y sin peso ni caudalías.”

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Con el objetivo de afianzar el posicionamiento de las bodegas salteñas en Buenos Aires, así como acercar las bodegas a la prensa y a los canales de venta se realizó, por octavo año consecutivo, el Salón de Vino de Altura de Buenos Aires, auspiciado por el Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable de Salta, en el Hotel Faena. Se expusieron los vinos de altura de los Valles Calchaquíes, logrados a partir de viñedos sitos entre los 1.600 y 3.100 metros sobre el nivel del mar.

Esta edición se distinguió de las anteriores, porque celebró un cóctel en el que los productos se presentaron de acuerdo a los diferentes varietales de las bodegas participantes: Torrontés, Malbec, Cabernet Sauvignon, Tannat, Blends Tintos y la categoría Otros Varietales. Más de un centenar de invitados pudo disfrutar de los productos de las bodegas salteñas, Altupalka, Vasija Secreta, Gata Flora, Colomé, Amalaya, Tukma, Finca Quara, San Pedro de Yacochuya, Finca Las Nubes, Domingo Molina, El Esteco, Etchart, El Porvenir de Cafayate, Piattelli, Tierra Colorada, y y José Luis Mounier, entre otras.

Esta vez no pude asistir, pero es un evento más que interesante y que se abre al público en general.

 

CORREO DE LECTORES


Una amiga me dijo:
“Que elegante ese Michael Halstrick, pero deberías ponerlo al principio como hacés con esas damitas …”
Prometo que el año que viene pondré, en la portada, un varoncito cada cinco damitas …


Otra lectora apuntó:
“Ahora pones borrachinas semi desnudas: Pará, escribí de vino o poné algún muchachito llamativo …”
Bueno … “llamativas … en bata” … ¿ uno cada cuatro ?


Un amigo señaló:
“Brindemos, arriba del sillón o en cualquier lado.”
 Y … Si


El “viejo lector” gritó, otra vez:
“Ya se que no lo querés poner, pero ésta estaba para dejar la robe de chambre y hacer Champagne a la …”
Censura … otra vez.


Otro asiduo visitante de esta sección confesó:
“Alejo … me encantan los vinos del sur y, en especial, los de la Bodega NQN que visité hace un tiempo …”
 A mi también. Le tengo mucha simpatía, desde que estab a cargo Luis M. Focaccia, Lucas Nemesio y Florencoa Peacock en la parte de prensa. Actualmente, sólo quedó el enólogo Sergio Pomar, pero de todas formas, la gente de Bodega de Fin del Mundo, continua con el proyecto como unidad de producción independiente y, según me dijo Ana Viola, quizás le cambien el nombre pero mantendrá su independencia productiva.
Me encanta su Malma Sauvignon Blanc.

 

LES DESEO UNA MUY AGRADABLE NOCHEBUENA
Y UNA MUY FELIZ NAVDIDAD!
.

--- Alejo ---

“el añejo”

Anteriores

2017

2016

2015