Inicio

Historia

Bodegas

Restaurantes

Columnas

Consultas

AÑO XV - NUMERO 4


AÑO XV - NUMERO 4

(08.02.15)


Hola mis queridos Wine Lovers:


 

 

 

 Sabía que Naomí Campbell era rápida … 

pero ganarle a un guepardo (Cheeta/Cheetah) …

Claro: no quería perderse una copa de mi vino

 

 

  

 

 

VINOS

 

Recién llegado de las vacaciones abrí un Achaval Ferrer, Finca Bella Vista, Cosecha 2012 que resultó espléndido.

Les cuento brevemente que Santiago Achaval Becú, Manuel Ferrer Minetti, Marcelo Victoria, Diego Rosso, Tiziano Siviero y Roberto Cipresso (este último es un famoso Flying Winemaker), crearon en 1998 este emprendimiento que llamaron ACHAVAL FERRER, que alcanzó gran fama internacional debido a los altos puntajes obtenidos en Wine Spectator y en The Wine Advocate (de Robert M. Parker Jr.). En el 2006 terminaron la bodega propia que se encuentra en una de sus propiedades llamada Finca Bella Vista, sita en Luján de Cuyo, a 950/1000 metros de altura, sobre la margen sur del Río Mendoza, que es precisamente de donde se obtienen las uvas para elaborar este excelente malbec, a partir de un viñedo plantado en 1910 y con una producción de 400 gramos por planta (tres plantas para hacer una botella de vino), aproximadamente 1400 litros por hectárea.
Este vino tiene la presentación ya clásica de la bodega en sus vinos más altos (los entry level tienen una etiqueta romboidal, también clásica). En la copa se lo observa con muy buenas piernas, le sigue un buen cuerpo y termina con una muy buena cola. Esta definición, no escapa a la realidad.
Tiene un color rojo púrpura oscuro y profundo, sus piernas o lágrimas bajan con un ligero color violáceo y anticipan un buen cuerpo. En nariz se perciben aromas a frutas negras y rojas, como en mermelada, destacándose la ciruela y con algunos toques de especias, eucalipto y vainilla, producto de su paso durante quince meses por barricas de roble francés de primer uso. En boca tiene un ataque amable y luego corre robusto y opulento, pero agradable, con muy buen equilibrio entre la fruta, la acidez, el alcohol y los taninos, que son redondos y dulzones, es decir en franca y elegante armonía, para pasar a un final persistente y cautivante, no exento de dejo mineral, que le da más complejidad. Todo ello lo erige en un vino elegante, distinguido y de alta calidad enológica, que puede calificarse como excelente -o más aún- sin ninguna hesitación (Aprox. $ 900). Su antecesor (2011), obtuvo 95 puntos de Robert Parker, entre otros altos puntajes.
(la imagen es de www.ozonodrinks.com.ar)

 

 

Con estos días de cierto calor vienen muy bien los vinos blancos. En esa inteligencia tomé varios que deben destacarse. Uno de ellos es el Cruz Alta, Chardonnay, Cosecha 2013, que me dejó muy conforme.
Se trata de un varietal 100 % que se elabora con uvas de un viñedo de Tupungato de unos 15 años de antigüedad y con un 30 % de fermentación maloláctica y cinco meses de roble ese 30 %. Todo ello arroja un vino con buena presentación, con un color amarillo pálido y ligeros destellos verdosos, muy transparente o límpido. En nariz propone aromas a frutas de pulpa blanca, como durazno, ananá y notas de vainilla y ahumados, además de un toque mineral que le suma complejidad. En boca tiene muy buena acidez, que lo hace fresco, pero no deja de ser agradable y con alguna sensación melosa que va apareciendo al correr y sobre todo en su final, amable por cierto. Un vino muy, pero muy bueno del orden de los $ 50/60 (supermercado oriental). 

 

 

 

De esta marca y línea, he tomado también su Cruz Alta Malbec, Cosecha 2013, que tampoco desentona y resulta un vino muy recomendable por su excelente relación precvio calidad (Precio igual al anterior).
Es 100 % malbec, del mismo viñedo, con una crianza del 60 % en barricas de roble 50 % francés (de 1er. y 2do. uso), 50% americano (nuevo), con 100 % de fermentación maloláctica    
Tiene un color rojo oscuro, con matices violáceos, aromas a frutas rojas maduras, como cerezas, ciruelas, guindas y frambuesas, con notas de de vainilla y chocolate. En boca tiene un ataque dulzón, taninos amables y un muy buen recuerdo
Un vino muy pero muy bueno.   

 

 

Otro blanco que tomé recientemente y que ya he comentado, fue el Melodía Chardonnay (tranquilo), Cosecha 2012. Aclaro que es un vino tranquilo porque Jorge Benites, desde el 2004, junto a su familia, comenzó un negocio bajo el concepto de Bodega Familiar de Vinos de autor. Y entre sus productos se destacan sus espumantes Melodía, dos dulces (torrontés y malbec), dos extra brut (chardonnay y malbec), un champenoise y un espumante de la línea Vía Libre.
Pero a la vez produce tintos muy buenos de partidas limitadas con cierta crianza en roble francés (entre seis y doce meses), y dos blancos, un torrontés y este Chardonnay.
En esta oportunidad lo servía en una cena con una amiga en casa, una mouse de champignones de París y una bruschetta de queso fontina, tomate, oliva y ajo, untada con mostaza de Dijón, y acompañó muy bien a dicha entrada. Tanto a la suavidad del mouse como a la contrastante energía del fontina, la mostaza y el ajo.
Este vino tiene buen cuerpo y estructura, con no más de 13,5° y se destaca por sus notas de frutas tropicales y cierta untuosidad que lo acompaña desde el ataque hasta el recuerdo. Un vino muy, pero muy bueno (Aprox. $ 70/80).
(la imagen es de www.vivino.com.ar)

 

BODEGA VIÑA COBOS


Como les conté, el primer día de mi último viaje a Mendoza visité dos bodegas, la primera fue la Bodega Sottano y la segunda fue Viña Cobos, que está ubicada enfrente de la anterior, apenas cruzando la Ruta N° 7 y sus titulares son el matrimonio de enólogos argentinos Andrea Marchiori y Luis Barraud y el flying winmaker norteamericano Paul Hobbs.  

 

 

 

La firma tiene unos quince años y ya ha hecho un importante camino obteniendo numerosos premios a nivel nacional e internacional y sus productos son reconocidos por la crítica, tanto local como de las revistas especializadas de EEUU y Europa.

Puede decirse que cuenta con cuatro líneas de vinos, encontrándose a la cabeza el Cobos Malbec y el Cobos Volturno que es un blend de cabernet sauvignon y malbec. Ambos soberbios.

 

  

  


Bramare Vineyard Designate, que son vinos elaborados con uvas de pequeñas parcelas. Excelentes (Aprox. $ 500).
Bramare Appellation que representan dos zonas de Mendoza: Valle de Uco con un malbec y Luján de Cuyo con un malbec y un cabernet sauvignon. También excelentes (idem)
Cocodrilo, que es un un blend de cabernet sauvignon y malbec, elegante, con un carácter mineral y gran expresión frutal (Aprox. $ 200).
Felino, que es la línea entry level, tiene muy buenos varietales, malbec, cabernet sauvigonon, merlot y chardonnay (Aprox. $ 100/120).

Fuimos atendidos por Claudia Piedrahita y Carolina Macaya quienes luego de ofrecernos un Felino Chardonnay, muy bueno y fresco, nos mostraron la bodega.
Después Carolina nos acompañó en una degustación de varios vinos para finalizar combinándolos con algunos quesos.

 


Fuera de lo planeado le pedí probar el Bramare Chardonnay, que se elabora a razón de 6/7 tons. por hectárea y con uvas de un viñedo de 16 años. Se trata de un vino con una elegante presentación, como todos los de su línea, pero que resulta más delicada por el color más claro esta cepa.

Tiene un color amarillo dorado con destellos verdosos. En nariz propone aromas a frutas tropicales, ananá, durazno y melón, además manzanas verdes y cierto toque floral, con un dejo de vainilla. En boca, tiene una entrada vibrante y luego corre con buen cuerpo y buena acidez pero equilibrada, que se conjuga muy bien con la fruta y con una sensación melosa en su final, largo y cautivante. Un vino más que excelente.

   

Pasamos luego a probar cuatro Bramare, todos cosecha 2012 y de alta gama (Aprox. $ 500). Los Appelation malbec, uno del Valle de Uco y otro de Luján de cuyo. Ambos muy buenos, destacándose el del Valle de Uco por un buen toque mineral y su intensidad y corpulencia (15°), además de brindar una sensación más aromática.
El Bramare Malbec Zingaretti Vineyard Designation, que se elabora con uvas de la finca homónima, sita a más de 1300 metros de altura, resultó muy redondo, elegante, sin aristas … perfecto. Excelente.
El Bramare Cabernet Sauvignon Marchiori Vineyard Designation, que se elabora con uvas de un viñedo muy cercano a la bodega, es decir el Luján de Cuyo. Resultó muy, pero muy bueno, intenso, con algunas notas de piracina, pero muy bueno. No por nada Paul Hobbs dice que va a lograr un cabernet sauvignon local con 100 puntos de Robert M. Parker.  


 

Y dejamos la bodega, agradecidos por la atención recibida y con la satisfacción de haber probado muy buenos vinos.

  

 

 

EL SERVICIO

 


 

 

Jugué treinta años al tenis, bastante intensamente, de manera que es un deporte que me gusta mucho y siempre miro algún partido por televisión y así -hace poco- vi que el francés Jo Wilfred Tsonga, sacó a 226 Kph. y me recordó al famoso Roscoe Tanner que a fines de la década del ’70 tenía el saque más temible, ya que había logrado sacar a 246 Kph. en 1978 

 

 

  

 

 

Ya con raquetas más modernas, Andy Roddick, llamado “El Bombardero de Detroit” por su potente servicio, en el año 2004 consiguió alcanzar los 249 Kph.

Ivo Karlovic alcanzó los 251 Kph. durante una eliminatoria de Copa Davis entre Croacia y Alemania en 2011.

Hace poco el tenista australiano Samuel Groth, de 24 años, que ocupaba el puesto Nº 340 del ranking ATP sirvió el ATP Challenger de Busan (Corea del Sur), a 263 Kph. siendo el record absoluto.

En cuanto al tenis femenino, el récord lo ostenta Venus Williams, que logró colocar un saque a 207 Kph. en el US Open del año 2007. La semana pasada Serena Williams sacó a 203 Kph. en la final de Australian Open 2015.

Son velocidades impresionantes.

 

CORREO DE LECTORES


Un lector dijo:
“Reitero: Linda la veterana.”
Se refiere a Sheryl Crow … 

Un viejo amigo señaló:
Sheryl es una linda mina, veterana y todo, pero (nadie es perfecto), nunca me gustó cantando ... Quelevacer ... No te olvides de llevar 100 o más kilos de plomo para el lastre de la in-mersión, porque con más de 500 corchos adentro, se te va a hacer complicado…”
Los corchos todavía no los tomo …

Otro joven lector me indicó:
Alejo: no importa lo que te digan seguí poniendo esas minas y no empieces con fotos de actores …”
Si, claro.

Un lector preguntó:
“Alejo … cuando dicen guarda o crianza de un vino es en la botella o en la barrica ?”
Crianza: es lo que antes se llamaba añejamiento, que puede ser en roble o extrañamente en otra madera. Guarda: es en la botella y tiene lo que se podrían llamar dos etapas, la primera es en la bodega y tiende a estabilizar los vinos y darle un poco más de evolución y la segunda la que puede hacer cada uno con sus botellas y esperar los avances de dicha evolución.

Un amigo apuntó:
“Muy buena la mención a “EL VINO: Nuestro Mejor Amigo”, ya que como escribiste en el libro, el vino nos acompaña en todo momento.”
Claro, en la introducción de ese libro escribí:

“ … Nos acompaña en nuestras alegrías, en nuestras noches románticas; está con nosotros en momentos de melancolía o de tristeza. Comparte con nosotros y nuestros amigos, los éxitos, los fracasos, las decisiones. Está en nuestra mesa, en nuestro living y a veces en nuestra mesa de luz. Nos alivia tensiones y a veces nos escucha. Está presente en todas las situaciones de nuestra vida y nos hace recordar cada momento importante que pasamos con él. En definitiva es como un amigo cercano que siempre está con nosotros, entonces es Nuestro Mejor Amigo: El Vino.”


 

LES DESEO UNA MUY AGRADABLE NOCHEBUENA
Y UNA MUY FELIZ NAVDIDAD!
.

--- Alejo ---

“el añejo”

Anteriores

2017

2016

2015